La necesidad no se crea ni se destruye

La necesidad no se crea ni se destruye

Soy de las Marketers que enérgicamente defiendo que las necesidades no se crean, que ni la publicidad ni la mercadotecnia crean necesidades. Esta plática la tuve con alguien que me ayudo a aclarar la idea que tanto he defendido y más de una vez he dicho “las necesidades existen, la mercadotecnia y la publicidad te dan opciones para cubrir esa necesidad”.

Todo ser vivo nace con necesidades, los humanos tenemos una pirámide creada por Maslow que las agrupa y explica. Esas necesidades humanas pueden ser tan básicas como alimentarnos o cubrirnos del frío; como sentirnos aceptados y reconocidos por un grupo. Mi ejemplo favorito es preguntar, qué necesidad cubre tu celular, para qué tienes uno? La respuesta común es comunicarse, y si vamos para atrás recordamos que antes de los móviles existía el teléfono fijo (ese aparato que había en casa de nuestros padres), antes de eso, fueron cartas, antes señales de humo y al final todo eso sirve para comunicarnos. ¿Acaso la necesidad cambio? Lo que evolucionó fue la forma de satisfacerla, las opciones a nuestro alcance para lograr el objetivo final.

Cada vez tenemos más formas y prácticas eficientes para cubrir nuestra necesidad de comunicarnos, y es donde entramos los mercadólogos.

Sabemos que tienes una necesidad y encontramos una forma en la que puedas cubrirla, buscamos como darte un plus, un diferenciador, algo que te genere deseo por cambiar el método actual y entonces consumas nuestro producto. Generamos deseos, fuertes deseos de cubrir una necesidad de cierta forma a tal grado que sientas que es la única forma. Eso es real, lo acepto, el deseo de cualquier marca es ser la única, la mejor opción, la preferida, más buscada, y la que se convierta en parte de tu vida.

Aquí es donde todo empieza a aclararse.

La palabra necesidad como tal es algo que por años se ha mal utilizado dentro de la industria y hemos generado confusión, pido disculpas por todo el ruido creado durante años. Me es importante tomarme tiempo de explicarlo porque me rechinan los huesos cuando escucho que la Mercadotecnia crea necesidades. Simplemente no somos dioses, no podemos crearlas, es así de simple. Por desgracia, por años ha habido gente cegada por el ego y cree que puede crearlas, esa idea se ha difundido y nadie se ha detenido a corregirlo o explicarlo.

Los mercadólogos y publicistas consumimos de la misma forma, somos susceptibles a nuestros propios métodos de venta y de comunicación. Yo me he descubierto, más de una vez diciendo “necesito x producto”, mi deseo por adquirirlo es tan grande que la verbalización se transforma y es muy poderosa, lo convierto en necesidad. Sin embargo, para mi es claro que es raíz de algo más, que si no tuviera forma alguna de adquirir ese producto encontraría la forma de cubrir la necesidad atrás de ello.

Estoy siendo repetitiva en el punto, pero el objetivo es dejarlo claro. Las necesidades existen en nosotros per sé, nadie puede ponerlas en nosotros; no hay alguien que nazca con más o menos, las necesidades humanas son las mismas. Existen diferentes niveles de estas, diferentes formas de cubrirlas, nos movemos de forma diferente dentro de la pirámide de Maslow, pero todo cae ahí dentro. La decisión de cómo cubrimos cada una de nuestras necesidades está influenciada por el ambiente, educación, sociedad, comunicación que nos rodea. Sí, atrás de ello estamos los mercadólogos y publicistas, hay un montón de empresas buscando como vender más, hay gente desarrollando y creando nuevas tecnologías.

Entonces, te pregunto, realmente sigues creyendo que la Mercadotecnia crea necesidades?
Haydeé Vega
Marketer apasionada de las marcas y social media. Por 10 años formó parte del área de Marketing de diferentes industrias y marcas como Hanes, VO5, Heineken y Rich’s Products. En 2011, dejó las filas corporativas para estudiar un MBA. Hoy forma parte de Syrup Collective, proyecto de comunicación estratégica creado en 2013. Amante de los perros, Excel, la música y el chocolate.