Inicio Artículos Las Redes Sociales son eso: So-cia-les

Las Redes Sociales son eso: So-cia-les

Una de las actividades profesionales que más disfruto es la de hacer estudios de mercado, pues tengo la oportunidad de hablar con el consumidor de viva voz y sin intermediarios.

Algo de lo que recurrentemente se quejan es de cómo algunas marcas se comportan en las redes sociales.

Para ellos, seguir a una marca significa tener noticias acerca de ella en cuanto a promociones y noticias de nuevos productos o nuevas presentaciones, saber de centros de atención, condiciones y oportunidades, usos de producto y consejos prácticos… a fin de cuentas, contenidos.

Y claro, las redes sociales también se han convertido en una nueva ventanilla de atención a clientes. A través de ellas uno espera ser atendido más rápido y mejor que por teléfono o correo electrónico.

¿En algún momento dije “ver anuncios”? No, verdad. Pues eso.

El consumidor no quiere estar viendo anuncios de las marcas que sigue. Si acaso, algo que signifique una excelente oportunidad o que esté diseñado de tal forma que no parezca anuncio.

El consumidor tiene perfectamente claro que sus redes sociales son ESO: redes sociales, no redes comerciales. Cuando está expuesto a un medio tradicional comercial de comunicación, está predispuesto a recibir interrupciones de venta de productos o servicios. En las redes sociales, no.

“Es como si estuvieras hablando por teléfono con tu novia y entrara una voz que dijera ‘interrumpimos esta llamada para decirle que la cebolla y el jitomate hoy están muy frescos en Walmart’ no, por favor” me dijo una vez un entrevistado.

Debemos ser menos publicistas y más consumidores a la hora de planear nuestras publicaciones. Corremos el riesgo de un inmediato unfollow por no ser lo suficientemente sensibles en cuanto a cada una de las plataformas en las que nos involucramos #parfavar.

Liliana Bretón
Publicista e investigadora; maestra y estudiante; amante del cine, los libros y el buen sentido del humor; no cambio por nada una tarde de vino con una buena plática. Beatlefan y chocohólica.