Nuevos anunciantes llenan los vacíos del Super Bowl

En un extenso partido, como suelen ser las finales del Súper Tazón, en el que los Bucaneros de Tampa Bay vencieron a los Jefes de Kansas City, varias marcas decidieron pagar 11 millones de dólares por cada transmisión de un minuto (compra mínima de 30” por 5.5 mdd), para anunciarse durante el evento que reúne a alrededor de 100 millones de espectadores. 

Pepsi no sólo retuvo el patrocinio del espectáculo de medio tiempo, protagonizado por el canadiense The Weeknd —quien dio de qué hablar al usar un saco rojo diseñado con cristales de rubí por Givenchy—, sino que dobló su apuesta en este espacio, según su vicepresidente de marketing, Todd Kaplan. 

Se ha estimado que el costo del espectáculo de medio tiempo, que dura entre 12 y 15 minutos, es de 10 millones de dólares, monto que se concentra en los numerosos bailarines, escenarios, fuegos artificiales, iluminación, cambios de vestuario y plataformas de trapecio.

La ausencia que dejaron algunas marcas en el evento deportivo más visto, fue llenada por compañías que llevaron alimentos hasta la puerta de las casas, facilitaron compras en internet y ayudaron a que las personas pudieran trabajar desde su hogar.

Este año se anunciaron por primera vez en el partido final de la NFL más de 20 marcas, más del doble de los ocho que se tuvo el año, sin contar las campañas electorales. Con lo que se corrobora que en medio de la crisis económica que trajo la pandemia, también hubo muchos ganadores.

Así que más allá de la ausencia de marcas importantes (Budweiser, Coca-Cola, Hyundai y Kia), entre las que sí decidieron apostarle al Super Bowl, destacó Amazon con un comercial, en el que la voz de Alexa se convierte en Michael B. Jordan en un diálogo de insinuaciones sexuales.

Uber Eats tuvo una presencia relevante, lo que se entiende al ser una de las marcas que, entre todo el caos y decrecimiento económico, se vio beneficiada por la naturaleza de su servicio.

Lo mismo que otras marcas de entrega de alimentos a domicilio, como Door Dash, que apostó por el marketing de nostalgia y recurrió a personajes de Plaza Sésamo para su anuncio.

A diferencia del año pasado, Doritos dejó el medio oeste, pero no su tono humorístico, ahora protagonizado por el actor Matthew McConaughey en segunda dimensión. La marca lanzó su comercial para presentar la versión 3D, de su producto.

Huggies se fue directo a las emociones familiares con un anuncio que da la bienvenida a un nacimiento, y relata las sorpresas, bondades y retos de ser un bebé, como todos lo hemos sido.

Mila Kunis y Aston Kutcher, la pareja en la vida real es protagonista del comercial de Cheetos, que también recurre al humor para mostrar a una Kunis ávida de estas botanas.

Toyota hizo el milagro de contar la vida de la medallista paralímpica Jessica Long en tan sólo un minuto.

Algunas marcas permanecieron con tiempos más reducidos y mensajes que hicieron alusión al tremendo 2020 vivido en pandemia y la esperanza de salir de ésta. 

Fue el caso de Anheuser-Bush, que transmitió el deseo de que pronto podamos volver a decir a los amigos y compañeros de trabajo: “Vamos a tomar cerveza”, en traducción tropicalizada: “Vamos por una chela”. 

De estos comerciales aquí mencionados, ¿hay alguno que destaque sobre los demás en tu gusto personal?

Editorial S.M
Editorial S.M
Equipo editorial de la Revista Soy.Marketing

DEJAR COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

Lo más reciente