¿Qué onda el branding digital?

Identidad, creatividad, marca. ¿Qué tienen en común estos conceptos? Podríamos decir a grandes rasgos, que hacen a la personalidad de una marca y a su forma de abordarla. Acá, se pone en juego el branding: una palabra que suena linda y que leemos por todos lados, todo el mundo habla de ella – mentores, coachs de marca personal, influencers, blogs de marketing, ¡yo misma!, pero vos, ¿sabés qué es?

No necesitás ser un marketer para tener en cuenta este concepto aplicado a tu comunicación digital, ya sea que la lleves vos como emprendedor, o que la delegues en una agencia o profesional. Siempre es importante conocer este concepto, ya verás por qué.

Primero: tu pre-concepto y experiencia

Te pregunto, ¿cómo comunica tu marca digitalmente?, ¿deja impregnada siempre su esencia?, ¿ves la personalidad de tu emprendimiento reflejada con fuerza en tus esfuerzos de comunicación?

Esto es valioso saberlo, ya que una marca es la percepción que tienen nuestros públicos de nuestro emprendimiento en sus mentes. Y esa percepción puede ser positiva o negativa, lo cual es clave: el consumidor DECIDE.

Tu comunidad es la que define que tu marca sea exitosa o no, y por eso hay que escucharla muy atentamente: ¿a qué contenidos reacciona mejor? ¿qué productos prefiere? ¿cómo le gusta que le hablen? Tomate el tiempo que necesites para analizar esto en profundidad. En serio, valdrá la pena.

Ahora que tenés esto en claro, voy a dejarte la definición de lo que se entiende por Branding para que continuemos: el branding es el proceso mediante el cual creamos una expectativa en la mente de nuestro público, lo que construye la marca. Influye desde el diseño del logo, definición de paleta de colores, fotografía, manera de comunicarnos, tono y estilo.

Nuestro objetivo es crear una percepción positiva en la mente de nuestros clientes, ofreciendo una promesa de valor y cumpliéndola a través de nuestros productos y servicios. El proceso de branding es exitoso cuando en la mente de nuestro público, esa percepción de marca es positiva.

Entonces, ahora que sabés la teoría ¿cómo podés aplicarlo para mejorar tu emprendimiento? Seguí:

  • Propósito: es el antiguo “misión”. Ahora se habla de propósito ya que es más emocional, y a mi me gusta definirlo como lo que hace que la gente deje de verte como una marca y te empiece a ver como parte de su vida. Suena a un montón, pero justamente lo es. Pensá las marcas con las que tenés una conexión, esas que recomendás a todo el mundo, que amás su contenido, a las que les comentás en los posteos o compartís en tus historias… ¿te interesa sólo lo que venden? ¿o te interesan a un nivel más profundo (seguro algo te llama la atención de ellas)?
  • Valores: Son esas palabras que nos gustaría transmitir con nuestra marca, es lo que resulta de la personificación de nuestro negocio. La famosa personalidad de la que te hablé al principio. ¿Cómo queremos que la gente se SIENTA al interactuar con nuestro emprendimiento? Los valores son las palabras que usamos para definir lo que lo sustenta. ¿Querés que sepan que valoras el compromiso, la innovación, el medioambiente? Tené en cuenta que lo ideal es no tener más de 5 valores de marca, para lo cual podés definir qué significa para tu marca cada valor que elijas.
  • Visión: Un mix entre la respuesta del ¿por qué?, el ¿para qué?, y el ¿cómo? de tu emprendimiento. Es lo que hace que tu público entienda la razón de la existencia de tu negocio en el mercado. Estas preguntas te van a ayudar a definir la visión de tu marca: ¿qué problema vas a resolver en tu público que deberían comprarte?, ¿a dónde querés llegar en el medio y largo plazo?
  • Tono comunicacional: ¿Con qué voz vas a generar un relato que traduzca todo lo que definiste arriba? ¿Tu marca es seria, divertida, clásica, es una marca que vive la vida con humor, es sumamente emocional, es empática? Es clave definirlo y poder sostenerlo en el tiempo, para que tu público te detecte rápidamente en cada canal comunicacional.
  • Contenido: Tener el contenido planificado, más allá de los objetivos comerciales, hace que no nos salgamos del plan de branding de nuestra marca. Podés buscar otros post míos en los que hablo de creatividad y contenidos.
  • CONSISTENCIA: Es el más importante a nivel canales digitales. Si definiste que tu marca es seria, no da que compartas memes en tus redes, ¿no? O si definiste que uno de tus valores es la tradición por lo clásico, no da que seas disruptivo. Esto es claro como el agua, tenés que ser coherente con lo que pensás, decís y hacés (como en la vida misma), porque esto va a determinar que tu branding esté bien encaminado.

Por último, pero no menos importante, siempre recordá que podés googlear e inspirarte para ver ejemplos de branding aplicados a negocios como el tuyo. Bendito seas Google.

Espero que este post te haya ayudado, y me encantaría escuchar si te sirvió para mejorar tu comunicación. Déjame tu comentario, ¡hasta la próxima!

Julieta Skliarevsky
Lic. en Relaciones Institucionales y posgrado en Desarrollo de negocios. Vinculada a la gestión integral de la comunicación, especialista en social media y contenidos. Trabaja en marketing digital en una agencia de publicidad. También es escritora invitada en diferentes blogs y se dedica a consultoría de comunicación de forma freelance.

Este autor escribe en Soy.Marketing los días lunes de cada cuatro semanas.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Artículos relacionados

Lo más reciente