Inicio Artículos ¿Estás [email protected] que Black Mirror es ficción?

¿Estás [email protected] que Black Mirror es ficción?

black mirror netflix

Dentro de las cosas populares estos últimos meses estuvo la serie Black Mirror. Para muchos, ciencia ficción, para mí un terror absoluto. Para aquellos que no se han clavado tanto, esta es una serie de televisión británica que gira en torno a cómo la tecnología afecta nuestras vidas, en ocasiones sacando lo peor de nosotros.

¿Qué me hace decir que esto no es ciencia ficción?

Tomaré algunos de los capítulos que más recuerdo porque fueron los que me impactaron por ser tan reales y actuales. Disculpen si no doy el nombre del capítulo como tal, describiré la situación para facilitar el objetivo de esta comparación.

Antes de continuar, si no han visto la serie, lean bajo su propio riesgo porque hay spoilers grandes.

Política.

Existe un capítulo en el que termina nominado un personaje digital. Es una caricatura, que opina sobre candidatos. La gente lo ama y termina siendo realmente un personaje relevante dentro de la política. Destaca por su irreverencia y desfachatez que realmente por tener propuestas constructivas y una buena posibilidad para la sociedad. ¿Esto les suena familiar? Como sociedad hemos dado mayor poder a figuras de la industria del entretenimiento que a políticos calificados, no porque tengamos mucho de donde escoger. Pero no es mi punto. El tema es que damos poder y seguimos a las personas y personajes que dicen lo que nosotros callamos de forma escandalosa. Estamos más al pendiente de escándalos que informarnos de temas económicos y políticos.

Extorsión.

Ubicarán un capítulo en el que un chavito que trabaja en un lugar tipo cafetería, es obligado a participar en un rally porque “alguien” sabe acerca de él y amenaza con difundirlo. Entonces se entera que hay mucha más gente participando en ese rally y que todos tienen algo que esconder. Y por eso lo hacen. Su participación no evita que se revele la información, el mismo caso para todos los participantes. Muchos eran crímenes mayores, en el caso del chavo que mencione al inicio era masturbarse con pornografía infantil. Y entonces pienso, hoy consumir pornografía de cualquier tipo es lo más fácil que hay. Hackear una red y obtener información personal es una realidad y muchos se dedican a ello.

La extorsión vía telefónica e incluso mediante redes sociales es también hoy una realidad. Y entonces, ¿qué evita que este capítulo suceda hoy en día? La respuesta es nada, es totalmente viable que existan personas viviendo en esa situación.

Tecnología reemplazando la naturaleza.

Existe un capítulo en el que las abejas son bots, resulta que se volvió tan crítica la extinción de estos animalitos que tuvieron que reemplazarlos. Pocos días antes de ver este capítulo leí una nota que comunicaba que los primeros experimentos con bots se estaban realizando de forma exitosa. Y que esto pronto sería una realidad.

La verdad es que de muchos más capítulos podría hablarles. Pero creo que estos fueron los que más me impactaron, me hicieron pensar y son más representativos. Y hay un punto que es el más importante de todos y que se toca en 2 capítulos, el odio o amor que te tiene la gente reflejado en un número y medido de forma digital, popularidad digital.

Reputación Digital

El capítulo que mejor explica de que hablo es el 1º de la temporada 3. Trata de calificar a cada persona con la que interactúas en el día, según tu puntaje tienes acceso a servicios, lugares, y esto define como te tratan e incluso influye futuras calificaciones. Este capítulo en específico me recordó la época del terror en la que la gente del mundo digital preguntaba ¿cuál es tu Klout?.

Klout es un sitio web y una aplicación móvil, lanzada en 2008, que utiliza el análisis de redes sociales para calificar a los usuarios de acuerdo con su influencia social, esta puntuación va de 1 a 100. Para determinar la puntuación de usuario, mide el tamaño de la comunidad y correlaciona el contenido con la interacción que éste genera.

En esa época se volvió una carta de presentación para la gente del mundo digital, sin entender del todo como se utilizaba se volvió un factor para descalificar a muchos y sobrevalorar a otros. Casos de personajes ficticios, con Klout extraordinario. Historias reales en las que a un excelente candidato para un puesto directivo no es contratado por tener un bajo Klout. Es algo real y que detuvimos a tiempo. Hubo suficiente información o falta de, para saber que este criterio es una métrica de vanidad, ego y no significa realmente algo.

El otro capítulo es el mismo de las abejas bots.

Este capítulo muestra como mediante el uso de un hashtag la gente vota por un candidato a morir. No saben que es real. Creen que solamente es un hashtag, que solamente están participando en una tendencia y un chiste. Cuántos no hemos usado un hashtag que está de moda porque nos parece simpático, no investigamos de qué va y su historia, solamente nos parece divertido y somos parte de esa conversación. La falta de criterio para sumarnos al ruido y conversación que hay en redes sociales en verdad me asusta. Esa gran frase “stop making stupid people famous”, nunca ha sido más real. Somos parte de esto, y hemos restado completa importancia y valor al poder que tienen nuestras palabras, el contenido que compartimos y del que somos parte.

Ok, si todo esto se les hace lejano, moralista y exagerado, ¿qué calificación le dieron a su último chofer de uber, o al rappitendero, o a la última persona que calificaron por brindarles un servicio vía app.

Compartan qué similitudes ven, qué creen que ha dejado de ser ciencia ficción y es una realidad. ¿Creen que aún estamos a tiempo de detener estas historias?