Inicio Artículos Tasa de rebote (bounce rate); un mal que es importante evitar

Tasa de rebote (bounce rate); un mal que es importante evitar

tasa de rebote bounce rate

Observación

Antes de entrar de lleno al tema, quiero hacer una acotación que creo es importante pues tiene que ver con lo que les voy a tratar. Muchas veces se confunde el término “página web” con “sitio web”. Es decir, la gente o los clientes dicen ya tengo una “página web” en vez de “un sitio web”. Son términos distintos. Un sitio web es, hagan de cuenta, un libro con muchas páginas. Un internauta entra a su sitio (libro) y si lo encuentra interesante visita (lee) varias de sus páginas.
Aclarado esto, empezamos.

Cuidado mucho cuidado

La tasa de rebote o bounce rate en un sitio web es el equivalente a que el usuario no abra un mail con tu mensaje comercial, que hagan zaping cuando vienen los comerciales de tv, que pasen la página de una revista sin detenerse en tu anuncio o que eliminen tu anuncio cuando empieza a parecer en YouTube.

La tasa de rebote o bounce rate es el porcentaje de visitantes que acceden a un sitio y lo abandonan sin visitar otras páginas o interactuar con su contenido, accionando solo una vista de página. Cuanto mayor es la tasa de rechazo, peor es el compromiso de los visitantes con la marca. Y ello, es una llamada de atención que hay que atender de inmediato.

A pesar de mucha confusión y que muchas personas –aun siendo profesionales del marketing- no entienden realmente lo que es, representa un factor vital para evaluar la eficacia de las acciones de marketing digital y una orientación importante para saber – apoyándose de la Analítica Web- qué optimizar, dónde optimizar y cómo optimizar un sitio web
Mi propósito en este post, es darles orientación sobre qué es la tasa de rebote, cómo se mide, por qué ocurre e inclusive algunos consejos para disminuirla.

¿Qué es la tasa de rebote?

tasa de rebote google analytics

Google define la tasa de rebote como el porcentaje de accesos que ejecutan los internautas a un sitio web y al no encontrar lo que buscan salen de inmediato de él, sin interactuar –entrar a ver otras páginas-. Cada vez que esto ocurre, se contabiliza como un rechazo/abandono o rebote.

La tasa de rebote es importante porque es un indicador de cómo las personas interactúan con el sitio, si están interesados en su contenido y si el sitio web está optimizado adecuadamente. Es importante tener en cuenta que la tasa de rebote no es lo mismo que el tiempo de permanencia en el sitio, factor que determina si el visitante está encontrando contenido relevante como para darse tiempo analizándolo y asimilarlo y que podemos comentar en otra ocasión.

¿Cómo medir la tasa de rebote?

Mucha gente está acostumbrada a ver la tasa de rebote del sitio como un todo. El problema es que ese número no muestra en detalle dónde está el problema y, por ese motivo, es difícil pensar en alguna acción correctiva que sea exitosa.

Para un mejor entendimiento de la tasa de rechazo del sitio, es necesario un análisis más minucioso, mínimo de estos tres factores:

  • Tasa de rechazo de los enlaces de terceros
  • Tasa de rechazo de las palabras clave
  • Tasa de rechazo de las páginas más visitadas

Prácticas para reducir la tasa de rebote

A continuación, analizaremos diferentes formas –hay otras tantas- que pueden reducir la tasa de rebote en su sitio web. Cualquiera de estas optimizaciones deberían ayudar no sólo a disminuir su tasa de rebote sino también a mejorar sus conversiones, CTR y la experiencia general del usuario en el sitio web.

Chequen la velocidad de carga del sitio web

Esto es importante pues consideren que tiene escasos 2 o 3 segundos para capturar la atención de su visitante. Si su página tarda demasiado en cargarse, sus espectadores pueden perder la paciencia rápidamente y abandonar su sitio sin pasar por esa página inicial, y sí, eso entrará en su contabilidad como un rebote.

Les recomiendo usar una herramienta como GT Metrix para analizar qué tan rápido carga su sitio. Con los resultados que obtengan podrás detectar dónde se requiere ajustar su sitio para hacer que el contenido se ejecute más rápido.

De preferencia no uses ventanas emergentes

Hay controversia en este tema pues hay estudios que dicen que las ventanas emergentes en algunos sitios aumentan las conversiones y los registros a sus bases de datos. Sin embargo, y por experiencia, yo sostengo que si no se utilizan con cautela dichas ventanas o los anuncios pueden hacer más daño que beneficio. Nuestro objetivo primordial es no golpear al nuevo visitante con una ventana emergente. Si la necesitamos, como mínimo debemos poner un temporizador de retardo. Además, las ventanas emergentes pueden ser molestas y muy intrusivas en dispositivos móviles.

Mejora la navegación y usabilidad del sitio

Si no tienen una buena navegación en su sitio web, el visitante no tiene motivos para quedarse después de haber visitado la primera página y es muy probable que se produzca un rebote. Debe asegurarse de que una persona pueda navegar fácilmente por su sitio para encontrar lo que está buscando. Las herramientas de mapa de calor de Google Analytics pueden ser una excelente manera de probar cómo funciona su navegación y también de encontrar maneras de mejorar su CTR.

Tasa de rebote (bounce rate); un mal que es importante evitar

Hoy día, inclusive por lineamientos de Google, es necesario tener “sitios responsivos” que no es otra cosa que el sitio esté desarrollado para que su navegación funcione igual de bien desde una computadora de escritorio hasta un teléfono móvil.
El desarrollo de sitios se ha simplificado mucho, sobre todo, para hacerlos responsivos. Nosotros en la agencia usamos la plataforma WordPress que para esto, no ha dado muy buenos resultados.

Crea contenido con palabras clave atractivas

Si no le das a tus usuarios contenidos interesantes, no se quedará mucho tiempo. Si crees que falta contenido, tómate el tiempo para crear uno mejor y más informativo. Preguntarse aspectos como en qué etapa del embudo están nuestros visitantes o qué problemas están tratando de resolver, les ayudarán a proporcionar contenido más útil y relevante para su audiencia.
Siempre deberás considerar la intención del usuario al orientar las palabras clave.