Toyota crea la primera ciudad futurista

¿Conoces aquellas películas de ciencia ficción de los ochenta que presentaban historias desarrolladas en ciudades futuristas del entonces lejano año 2000, en las que todo estaba automatizado, lleno de robots y vehículos que se manejaban solos? Bueno, pues todo eso se convirtió en realidad en un abrir y cerrar de ojos. Tal y como el autor Julio Verne predijo en sus novelas los viajes a la luna, el helicóptero y hasta una especie de internet, aquellas películas ochenteras también acertaron en sus predicciones.

Gracias a los enormes avances de la tecnología, hoy en día ya se está construyendo en una antigua fábrica de 70 hectáreas en la ciudad de Susono, Japón, a las faldas del Monte Fuji, el proyecto Woven City, que será la primera ciudad futurista ecológica en el mundo y que será un ecosistema totalmente conectado y alimentado por pilas de combustible de hidrógeno.

BIG, la prestigiada firma de arquitectos de Dinamarca será la encargada de darle vida a este pretencioso proyecto para Toyota Motor Corporation, una de las marcas líderes de la industria automotriz a nivel mundial. 

Más allá de toda la expectativa y buena imagen que esto está generando para la firma japonesa, lo que se busca con este proyecto es obtener datos y estadísticas reales sobre el impacto positivo que puedan generar los entornos urbanos que operen 100% de forma sustentable, es decir, que todos sus edificios, medios de transporte y el total de la energía utilizada sean completamente amigables con el medio ambiente. Esto con objetivo final de proponer una solución para frenar el calentamiento global a través de sociedades conectadas, neutrales en carbono y con un nuevo equilibrio entre vehículos, formas alternativas de movilidad, personas y naturaleza.

Aunque el proyecto fue presentado desde el año pasado como un prototipo durante el Consummer Electronic Show, se construirá en este 2021 y la población de esta peculiar urbe, de aproximadamente 2,000 

habitantes, estará compuesta principalmente de investigadores, empleados de Toyota, científicos y socios comerciales, así como personas en calidad de retiro. 

Será una especie de laboratorio viviente que funcionará como una incubadora para que los investigadores puedan trabajar probando y desarrollando tecnologías relacionadas con la autonomía, la robótica, la movilidad personal, los hogares inteligentes y la inteligencia artificial, en un entorno real para crear sistemas sustentables que en un futuro puedan utilizarse en distintas ciudades alrededor del mundo.

Bienvenidos al futuro

La ciudad se construirá desde cero y será totalmente sostenible, con edificios construidos principalmente a base de madera combinando técnicas tradicionales japonesas de carpintería con tecnología robótica de producción, para reducir al mínimo la huella de carbono.

Para la construcción de las casas, se utilizarán materiales neutros de carbono con diferentes sistemas de tecnología para aprovechar al máximo la energía natural, y cada vivienda estará equipada con robots domésticos que ayudarán a realizar las labores cotidianas. Del mismo modo, contarán con sistemas de inteligencia artificial con sensores para monitorear de manera constante el estado de salud de los habitantes.

Todas las azoteas contarán con paneles fotovoltaicos con el fin de abastecerse de energía solar que se sumará a la generada por las pilas de combustible de hidrógeno, para conectar a la naturaleza con el entorno urbano, usando vegetación endémica y cultivos hidropónicos.

Asimismo, toda la ciudad contará con sistemas especiales de filtración para aprovechar el agua de lluvia y reducir así la huella hídrica. Y en cuanto al diseño urbano, está pensado como una red flexible de calles interconectadas para lograr un espacio armónico entre transportes, personas y áreas verdes, con tres tipos de vías: una exclusiva para peatones, otra para bicicletas y scooters y una tercera para vehículos autónomos sin emisiones, que además de transportar personas se encargarán de los servicios automatizados de entrega de paquetería y recolección de basura.
Como podemos ver, mucho más allá de ser sólo un ambicioso proyecto de una marca o de un país, Woven City es una incubadora que promete ser sólo el inicio una nueva realidad que en algún futuro no tan lejano esté presente en el mundo entero, para mejorar la calidad de vida de todas las personas y de cuidar el medio ambiente.

Editorial S.M
Equipo editorial de la Revista Soy.Marketing
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Artículos relacionados

Lo más reciente