Trabajo en equipo: 3 consejos para la toma de decisiones

Es muy común que un emprendedor se pregunte si la decisión que está a punto de tomar es la correcta, más cuando ésta es importante y de ella depende el futuro de la empresa. Reconociendo la importancia de la toma decisiones, y de lo que éstas pueden causar, vale la pena preguntarse: ¿Cómo tomar decisiones importantes?

Ahora, si esto es difícil cuando uno tiene que tomar decisiones solo, imagínate por un momento el estrés que has sentido cuando dentro de un grupo de trabajo, hay intereses encontrados y no se puede llegar a un acuerdo.

Hace poco escuché un episodio muy particular de “Cold Call” de Harvard Business Review.  En este episodio se habló de la difícil fusión de US Airways y American Airlines. En este podcast aprendí varios tips sobre cómo tomar decisiones importantes cuando hay intereses encontrados en un grupo de trabajo.

Como sabemos, pocas veces se tienen que tomar decisiones tan importantes como las que se toman en una fusión, donde los trabajos de miles de personas penden de un hilo. Pero lo que enseña este caso sirve para todas las veces que tengamos que tomar decisiones en equipo.

Te garantizo que sin importar si eres CEO de una empresa, autoempleado o mercadólogo, esto te va ayudar a tomar mejores decisiones y llegar a acuerdos dentro de tu equipo.

Importancia de la toma de decisiones

Lo primero es reconocer la importancia de la toma de decisiones oportunas. Debido a que todo trabajo tiene que ser realizado en un periodo de tiempo limitado, no te puedes dar el lujo de que se estanque. Tenemos que crear y respetar un plan de trabajo.

Para lograr esto, es muy importante delimitar periodos de tiempo específicos para cada tarea, ya que es la única forma de asegurarse de terminar el trabajo en tiempo. Pero esto no basta, ya que para que funcione el plan, se tienen que lograr los objetivos, de no ser así, el proyecto se atrasa.

Esto parece una obviedad, pero pasa muy seguido que un equipo se fija fechas para lograr algo y no las cumple. La razón es que no sabemos cómo tomar decisiones importantes en equipo, empezando porque no somos claros en lo que realmente queremos lograr.

Consejo 1: Responde ¿qué quieres lograr realmente?

Para que un equipo funcione, todos los miembros deben trabajar para lograr un objetivo en común, el problema ocurre cuando los intereses particulares interfieren. El error no está en que haya objetivos particulares, eso es normal, el error está en no decirlos a tiempo.

Cuando todos son claros con lo que quieren lograr, es infinitamente más fácil negociar y llegar a acuerdos que permitan tomar decisiones que contribuyan a lograr el objetivo del grupo. Con esto podemos pensar en ceder para que todos estén dispuestos a seguir avanzando con el trabajo.

Aquí se nota la importancia de la toma de decisiones, debido a que si se logra llegar a acuerdos que posibiliten el tomar decisiones en equipo, el trabajo se estanca. Lo más importante es mandar un mensaje claro a los integrantes del grupo, de que sus puntos de vista son tomados en cuenta a la hora de tomar decisiones importantes.

Esto nos lleva al segundo consejo.

Consejo 2: Manda el mensaje correcto

Cuando alguien trabaja en equipo, especialmente en el rol de líder, tiene que tener cuidado con el mensaje que manda al grupo, ya que dependiendo del mensaje, el equipo reaccionará de una u otra manera. ¿Qué pasa si, aún sin darte cuenta, mandas el mensaje de que no escuchas las inquietudes de los demás? En esas situaciones el tomar decisiones se vuelve casi imposible.

Cuando los miembros del equipo creen que no son escuchados, se vuelve muy difícil tomar decisiones importantes, porque las personas se reservan su punto de vista, aún cuando pueden ser vitales para la misma.

Debido a esto, se pueden pasar por alto errores que solo una persona del equipo prevé, pero por temor a no ser escuchado se guarda su comentario y el error aparece cuando se hacen evidentes las consecuencias de la mala decisión.

¿Qué se tiene que hacer? Mandar el mensaje correcto. Realiza acciones con las que demuestres que escuchas y tomas en cuenta lo que los otros tienen que decir, para esto puedes implementar dinámicas como lluvias de ideas o promover una cultura inclusiva, donde todas las ideas son escuchadas y nadie es atacado por lo que dice.

Pero qué pasa cuando el problema es más profundo y la gente sigue sin confiar, o cuando hay diferentes bandos dentro del mismo grupo con ideas muy diferentes.

Es momento de hablar del coliderazgo.

Consejo 3: Coliderazgo

Cuando hay dos bandos enfrentados y parece que llegar a un punto de acuerdo se vuelve muy difícil, es necesario tomar medidas drásticas.  Esto ocurre mucho en las fusiones, cuando hay dos compañías con diferentes ideales tratando de llegar a un acuerdo, pero también ocurre en equipos de trabajo. ¿Qué se puede hacer?

Si ambos grupos entienden la importancia de la toma de decisiones, sobre todo en los momentos difíciles, pueden optar por practicar un coliderazgo. En el coliderazgo personas representantes de cada uno de los bandos se encargan de desempeñar la función de líderes, tomando decisiones en conjunto para crear acuerdos con los cuales hacer el trabajo.

El coliderazgo permite que el grupo que no se sentía escuchado, vea que un representante mostrará sus inquietudes en la mesa donde se toman las decisiones.

Ambos bandos no necesitan tener el mismo número de representantes ni poder de decisión, pero sí que todos los representantes puedan promover sus propuestas dentro del grupo, para que todas las posturas sean tomadas en cuenta y con esto se pueda lograr la toma de decisión que encamine al grupo a un objetivo en común.

Con esto se logra que las diversas opiniones sirvan para llegar a una decisión de equipo y avanzar.

Conclusión

Todos tenemos que trabajar en equipo de vez en cuando, de ahí la importancia de saber tomar decisiones en conjunto, para avanzar en el trabajo.  Para lograrlo, lo más importante es ser transparentes en nuestros objetivos y con ello lograr acuerdos para tomar decisiones grupales.

Si te interesa conocer más del caso de estudio aquí mencionado, puedes encontrarlo como  “Merging American Airlines and US Airways (A)” y como “Merging American Airlines and US Airways (B)” en la tienda de Harvard Business Review.

Infinitas gracias lector por llegar hasta aquí, ahora conoces la importancia de la toma de decisiones y estás preparado para hacerlo cuando trabajes en grupo. Si tienes más ganas de leer te recomiendo “¿Cómo empiezo mi propia startup?” o si prefieres conocer lo que tienes que tomar en cuenta respecto al tipo de experiencia de cliente que te conviene usar para tu emprendimiento o campaña, te recomiendo leer  “Experiencia del cliente memorable o eficiente, ¿cuál conviene más?”.

También te invito a dejar un breve comentario en la parte de abajo de esta página.

Y recuerda: El principal poder de un emprendedor está en sus decisiones, con ellas nos acercamos o alejamos de lo que realmente deseamos.

Grace Sandovalhttp://empoweringrace.com
Consultora, conferencista y académica en temas de emprendimiento e innovación. Es emprendedora serial, fundadora de Glam&go y Central Glam, pioneras en la industrial digital de la belleza en México, así como de la plataforma de mentores Ment-U. Actualmente es una de las 88 líderes de la transformación digital en México, participando como certificadora del Alibaba GET Program.

Este autor escribe en Soy.Marketing los días viernes de cada dos semanas.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Artículos relacionados

Lo más reciente