Truth Social: La Red Social de Trump.

Siempre he pensado que la serie Futurama, de Matt Groening, es uno de los programas de televisión más visionarios.

Como fanático de la Ciencia Ficción, me parece muy interesante la forma en que esos “Simpsons del espacio” reflejan el futuro. Estoy seguro que, de todas las utopías y distopías que hemos visto en medios, el año tres mil de Futurama será el más acertado en cuanto a predicciones.

En un capítulo determinado uno de los personajes, el Robot Bender ‒que es un auténtico sociópata así como un cúmulo de vicios y malos comportamientos‒, es expulsado de un parque de diversiones en la Luna. Este sitio es una especie de Disneylandia espacial que tomó como base la exploración de los sesenta para crear un edulcorado paseo, tipo Los Piratas del Caribe, que nada tiene que ver con la verdadera historia.

El robot, al verse expulsado por su mal comportamiento, reacciona diciendo: “No importa, construiré mi propio parque de diversiones con blackjack y prostitutas”.

Una respuesta que, gracias a los fans, se ha transformado en una especie de mantra para recuperar un poco de dignidad cuando se es expulsado, por cualquier razón, de un lugar determinado. Una especie de “al fin ni me gustaba” o “de mejores lugares me han corrido”.

Al parecer eso fue lo que pensó Donald Trump cuando a principios del año pasado lo echaron de Twitter, luego de los desmanes en Washington y su apoyo incondicional a estos. Aunque en un principio hizo berrinche, poco después aplicó la de “voy a hacer mi propia red social, con conspiracionistas y armas”.

Pues ya lo logró.

El pasado lunes el exmandatario y agente naranja presentó “Truth Social”, su propia red social parecida a Twitter donde los mensajes se llamarán “Truths” y sus réplicas “Retruths”. Yo propondría agregar algo que se llame “Recontratruths”, pero dudo que se me haga caso.

Al parecer todo es hermoso y va sobre ruedas, la app alcanzó el primer lugar de descargas esta semana y el hijo del presidente, Donald Trump Jr. ya publicó en Twitter la imagen del primer “Truth” de su papi, anunciando el nacimiento de una nueva y valiente era.

Persiguiendo de manera infatigable ‒como de costumbre‒ a la verdad, me di a la tarea de conseguir y bajar el Truth Social y lo primero que me encuentro es que, como habitante de un país aguacatero, me es imposible. Para mi tranquilidad la página web asegura que muy pronto estará disponible fuera de Estados Unidos. Por lo pronto tendré que creer de buena fe que dicha plataforma está diseñada, como ellos mismos dicen, para “fomentar una conversación global abierta, libre y honesta, sin discriminación en contra de ideologías políticas”.

Hermosa carta de buenas intenciones; me gustaría poder acceder y tratar de promover un hashtag como #BlackLivesMatter para conocer qué tan abierta y libre es la plataforma, pero eso tendrá que esperar.

Haciendo una ligera búsqueda me encuentro con tutoriales para instalar la app fuera de Estados Unidos y, pa’pronto descubro que, al ser un humilde usuario de Android, no voy a poder acceder. Truth Social se encuentra únicamente disponible para iOS así que voy a tener que depender de terceros para conocer más.

Lo primero que mencionan quienes han intentado darse de alta es que el sistema está saturado y, como si de un concierto de Bad Bunny se tratara, colocan al usuario en una lista de espera que llega al medio millón de personas.

Al parecer la ola de conservadores, libertarios y QAnons ‒todos con un arma al cinto‒ están sumamente sedientos de conocer la verdad y ya han saturado el sistema. Ante esta situación Devin Nunes, un republicano que dejó su escaño en el congreso para dirigir la app, aseveró que todo se regularizaría para finales de marzo.

(Neta, hay que admirar la fe y la confianza de este pobre hombre)

El acceso parece más un registro de vacunación tercermundista que la app de los libres y de los bravos. A pesar de ese primer mensaje y el optimismo del junior, este asunto no tiene la mejor pinta ya que muchos de los que sí pudieron acceder y no los pusieron en la cola al rayo del sol, están reportando errores que les impiden el acceso. Seguramente les causará una gran tristeza, tal vez pensaban que el forzado ayuno de las palabras de sabiduría de su presidente favorito estaba ya por terminar.

Pero, ¿tendrá éxito Truth Social?

Todo el asunto va más allá del hecho que Trump está intentando re-reinventar la rueda. “Parler” y “Gettr” se le adelantaron y ya piratearon mucho antes a Twitter. Cada uno de estos ya está saturado de trumpistas conservadores de hueso ‒literalmente‒ colorado.

El gran problema que yo le veo a esta aplicación es el simple hecho de que, fuera de algunos curiosos como yo o como algunos reporteros a los cuales les estoy copiando la tarea, el resto de los usuarios será de la misma calaña que el expresidente.

Pienso que la idea general de una red de este tipo es la de atraer a otras personas para generar así un debate y un intercambio de ideas respetuoso como en Twitter… Ya en serio (no se rían), la idea de este tipo de redes es la de tratar de atraer a la gente que tiene otras ideas; tratar de convencerlos para expandir el universo de seguidores.

Si la red está conformada por puras personas que ya compraron la idea, que ya consumen ivermectina, que ya cuentan con una docena de armas automáticas y piensan que un sistema de salud universal es algo del demonio, pues no le veo ningún caso a su existencia. Es como aquellos que bloquean a los que publican cosas que no les gustan en redes sociales; simplemente estarán creando una caja de resonancia.

Claro que el éxito de Truth Social también dependerá si sus fanáticos aguantan la espera en la larga fila.

Y, al parecer, va para rato.

Armando Reygadas Anfossi
Armando Reygadas Anfossi
Viví la revolución digital en carne propia; di mis primeros pasos en medios tradicionales impresos y la radio; desde ahí salté a Internet. Comunicador especializado en tecnología, redes sociales, medios digitales y marketing en línea; me dedico a la ‘blogueada’ desde los 90s. Hasta la fecha participo en programas de radio así como podcast, además de editar reseñando.com.

Este autor escribe en Soy.Marketing los días jueves de cada dos semanas.

DEJAR COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

Lo más reciente