Tumben también la estatua de Hidalgo

Son tiempos de revisionismo histórico, tiempos de sacar a los ahora grandes villanos de las plazas, de cambiar los nombres del pasado por otros que sean más acordes con el “correctismo político” de un gobierno que logra transformar en un circo cualquier cosa que toca y así retirar la atención de lo que realmente es importante.

Es por ello que hemos formado un grupo de ciudadanos para realizar una solicitud al gobierno de esta ciudad y este país.

Vamos a pedir que sean retiradas todas las estatuas de Miguel Hidalgo, el mal llamado “Padre de la Patria”, cura criollo que dio el Grito de Dolores hace ya poco más de 200 años.

Se tiene que decir, el cura Hidalgo no proclamó la independencia y de hecho hasta lanzó vivas al monarca Fernando VII. Este señor no tuvo una vida digna de ejemplo. Se dice que fue un disoluto, que tuvo varias hijas y desde siempre infringió tanto las leyes eclesiásticas como las civiles.

Su aventura revolucionaria lo colocó en el centro de una serie de matanzas en Guanajuato y Guadalajara que ni Atila el huno. Quien sabe que hubiera pasado si este señor, que lo que realmente quería era coronarse como rey de la Nueva España, hubiera continuado a la Ciudad de México luego de la batalla del Monte de las Cruces.

No puede ser que un pecador, fornicador y felón sea tratado como héroe…

Estábamos redactando nuestra demanda cuando nos dimos cuenta de una cosa:

Fuera de la Columna de la Independencia, ¿en qué otro lugar de la Ciudad de México existe un monumento a Miguel Hidalgo?

El de la plaza de Coyoacán no cuenta, sólo hasta recientes épocas ese pueblo pasó a formar parte integral de la mancha urbana y, además, dicha estatua no está precisamente en un lugar de prominencia.

¿Alguna idea? ¿Alguna pista?

¡No las hay!

No.

Así caímos cuenta que nuestra lucha estaba errada. ¿Cómo que no existe un lugar en esta caótica ciudad donde se venere de forma especial y exclusiva a Don Miguel Hidalgo y Costilla, libertador de México? ¿Un altar para rendirle honores a este patriota visionario?

Fue él quien inició el movimiento que, tras una década, llevaría a la independencia y al nacimiento de la nación que hoy llamamos México.

Él buscaba un lugar más justo para los desposeídos; los ayudó, los educó; desde su posición como sacerdote y criollo, pudo enseñarles nuevas técnicas de cultivo así como artesanales y, a pesar de las leyes en contra, introducir cultivos prohibidos en la Nueva España.

Junto con otros conspiradores y conspiradoras planeó el levantamiento que se vio forzado a adelantar porque ya los habían descubierto y, a pesar de eso, marchó hacia una exitosa campaña en el centro y el occidente de nuestra nación.

Al final solo él pudo evitar que se repitiera, en la Ciudad de México, masacres como las que habían ocurrido en Guanajuato y Guadalajara, cuando la enardecida turba se salió de control.

Las autoridades coloniales lo persiguieron y lo castigaron de manera inmisericorde para ser, finalmente, fusilado en la ciudad de Chihuahua de manera cobarde e indigna.

¿Cómo es posible que a este héroe no se le tenga un altar especial en esta ciudad?

¡Exigimos que se coloque en un sitio de preminencia, una estatua de don Miguel Hidalgo y Costilla, Padre de la Patria!

Así la esquizofrenia.

Armando Reygadas Anfossi
Viví la revolución digital en carne propia; di mis primeros pasos en medios tradicionales impresos y la radio; desde ahí salté a Internet. Comunicador especializado en tecnología, redes sociales, medios digitales y marketing en línea; me dedico a la ‘blogueada’ desde los 90s. Hasta la fecha participo en programas de radio así como podcast, además de editar reseñando.com.

Este autor escribe en Soy.Marketing los días jueves de cada dos semanas.

1 COMMENT

Subscribe
Notify of
guest
1 Comentario
Inline Feedbacks
View all comments
Sergio Mora

Excelente análisis crítico. Un tema que pocos abordan

Artículos relacionados

Lo más reciente