domingo, febrero 28, 2021

Y a continuación… ¡los lemas de campaña!

Pues nada, que ya se avecina la época de contiendas electorales. ¿Piensas votar? ¿Quieres cambios? ¿Vas a analizar las propuestas? ¿Harás propio y gritarás a voz en cuello un lema de campaña?

¡Arriba y adelante!

Siempre me han llamado la atención las frases con las que los candidatos –y los políticos en general- rubrican sus intervenciones oratorias. 

Son imperativas, intimidantes, demandantes… ¡poderosas!, capaces de levantar al público de sus asientos (si los hay) o de arrancar el aplauso más febril (aunque creo que esto también es producto de la “asoelada” que hay que ponerse para escuchar al candidato en cuestión).

El discurso oratorio es grande y elocuente; de retórica exultante; en voz alta y tono autorizado; dicho con rostro impertérrito pero decidido; esgrime contra  las ideas de la oposición; lleno de promesas e incitaciones a la acción; y manejado con una intrincada argumentación (reason to belive, dirían los mercadólogos) capaz de convencer al más incrédulo y, a la vez, de hacer de palidecer al contrincante en turno.

Y siempre al final (el cual es esperado con ansiedad) cuando la emoción está a tope y llega el clímax del discurso… ¡un glorioso lema de campaña rubrica la intervención del personaje en cuestión!

Puede significar una promesa de revolucionario cambio, un frase épica, una reflexión indubitable, una poderosa muestra de profundidad filosófica y política, una perla eximia de la rapidez mental y pensamiento complejo inmerso en la propuesta política, un brillante remate a un panegírico que retrata la recia personalidad del ciudadano candidato… y desgraciadamente, muchísimas veces, solo una y exquisita, estridente, tremebunda y sonora… pero vacua frase, que insulta a la inteligencia de manera rimbombante.

Hay rumbo y hay mando.

El lema de campaña (que no slogan, ya que un político que se respete jamás se autoconsiderará un producto… aunque Carlos Alazraki sostenga que hay que manejarlos de la misma manera en el plano de la metodología de la estrategia de comunicación) es la síntesis de la propuesta política. El summun del contenido filosófico. El resumen del plan de acción. El eslabón de congruencia entre lo que se promete y lo que se cumple. La fotografía ideológica del individuo en su personalidad de candidato… o sea, lo es todo.

Hay que votar para ganar.

Conseguir un buen lema de campaña, no es fácil. La mayoría suenan vacíos y pecan de repetitivos. El uso insufrible del modo infinitivo en los verbos es común (“..para que rime, jefe”). Y se parecen tanto unos a otros que resulta difícil enumerar ejemplos verdaderamente memorables.

El cambio verdadero está en tus manos.

Con las elecciones, se avecinan las campañas políticas, y la expectativa de escuchar cosas nuevas, promesas inteligentes, propuestas dignas y, por qué no desearlo, algún lema que quede para la historia (y que se mantenga en tu Top of Mind como el claim de una buena época para México. 

¡HE DICHO! 

Fco. Javier García Chávez
Fco. Javier García Chávez
Nacido en La Piedad, Mich. Titulado en Ciencias de la Comunicación (UIA) y Administración en Mercadotecnia (IMP). Responsable creativo en diversas agencias desde 1981. Fundador del Círculo Creativo. Cuenta con 35 premios y ha sido juez en los principales concursos publicitarios. 40 años de docente, actualmente imparte cátedra en la UIC. Especialista en Content Marketing y Construcción de Marcas. Colabora como Socio Director de Desarrollo de Proyectos en BAG. ▶️Este autor escribe en Soy.Marketing los días lunes de cada cuatro semanas.◀️

3 COMMENTS

  1. De acuerdo. Como si se tratara de un mercado al que la gente acude a comprar las cosas del mandado (Como diría Crí-Crí) Los candidatos de todos los partidos, buscan venderse cual producto comercial, semejante a carne fresca o pan caliente, a sus electores, con discursos y frases muchas vacías y sin sentido, que algunos compran y terminan pagando durante el tiempo que permanezcan en la administración o en el poder, donde igual que las frutas se van pudriendo poco a poco, para al final aparecer rejuvenecidos ,listos para volverse a vender. Te saludo con gusto amigo!!!

  2. Excelente tu columna Javier! No deja de sorprenderme cómo la mercadotecnia ya es parte fundamental de la estrategia política. En la actualidad, toda campaña política que se precie de moderna y eficaz, tiene por fuerza que ser planeada por un mercadólogo o cuando menos (en los puestos de elección chiquitos) por alguien que sepa del asunto. Parece ser que en la actualidad, se pone precio a los puestos políticos, pues es sabido que en la mayoría de los casos, gana quien más dinero mete a la campaña. Así mismo, los lemas de campaña han perdido fuerza, aunque siguen vigentes y sí, solo de recordar algunos, me da risa: “La Solución Somos Todos” de López Portillo, “La Renovación Moral de la Sociedad” de Miguel De la Madrid, “Que Hable México” de Salinas de Gortari, “Bienestar Para La Familia” de Zedillo, “Mi Compromiso es Contigo y Con México” de Peña Nieto etc. Parece ser que en la actualidad. el lema de campaña ha sido desbancado en importancia por la denostación de los adversarios. Un abrazo.

  3. Un texto brillante, de crítica inteligente y fina ironía, redactado con profundo conocimiento de las “formas” políticas, que lo convierte desde una reflexión para el mercadólogo político… hasta una invitación a consultar el diccionario.

DEJAR COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

Lo más reciente

¡Hola! ¿Quieres que te envíe noticias a tu WhatApp?
Enable Notifications    OK No thanks