Adaptabilidad empresarial ante los nuevos escenarios

Las empresas actualmente se enfrentan a la necesidad de ajustarse a los cambios que se presentan como consecuencia del ritmo de nuevos escenarios económicos, sociales y políticos que se imponen en la sociedad.

El gran reto

Como parte de la supervivencia, las empresas y las organizaciones establecen prioridades, por lo que, debido a la presión del corto plazo, realizan su actividad en el presente, y debido a que tienen resultados, hacen que prevalezcan sobre cualquier consideración en un futuro.

Eric Beinhocker, profesor de la Universidad de Oxford, plantea un concepto que denomina “el precio de la experiencia”, en el que dice que los modelos mentales, que ya se desarrollaron en el tiempo, ayudan a resolver problemas y a tomar decisiones con rapidez, a partir de unas pocas referencias; sin embargo, cuando el entorno cambia radicalmente la inercia del pasado puede constituir un lastre peligroso y llevar a la toma de decisiones equivocadas. Es decir, que aunque las empresas tomen decisiones que favorezcan la ejecución hoy, pueden estar comprometiendo la adaptabilidad del mañana en un mediano o largo plazo.

Es decir, que adaptarse a los retos que el futuro trae consigo ya es una necesidad en las empresas. Lamentablemente, en México es un grupo reducido el que logra desarrollar la habilidad de identificar, crear, adaptar y explotar nuevas fuentes de ventaja a mediano y largo plazo sobre sus competidores.

Por esta razón, el resultado de las políticas, normas y procedimientos definidos por la alta dirección y la cultura corporativa es muy importante, ya que con eso se crea una identidad y las reglas se convierten en hábitos y la empresa completa va hacia la misma dirección. A pesar de que cada empresa tiene una cultura única, se puede aprender muchísimo de aquellas empresas que lo están haciendo bien y, de alguna manera, adaptar sus logros.

Adaptabilidad empresarial

Beneficios de adaptabilidad empresarial

Una forma de mitigar los impactos socioambientales y los estragos psicosociales es a través del voluntariado corporativo. Hoy en día, las grandes empresas utilizan estas dinámicas para integrar a sus empleados y generar más ingresos mientras son responsables con el medio ambiente.

Al apostar por los empleados y optimizar la gestión del personal, es necesaria también una vitalidad organizacional, o sea, entrar en una dinámica de desarrollo y adaptación al cambio constante, enfocada en la proactividad, para que la empresa esté preparada ante lo complicado de los retos y seguir vigente en el tiempo.

Otra característica que muestra la adaptabilidad de una empresa u organización es la armonía con el entorno, ya que el trabajo de grupo al interior permea a la comunidad y genera una responsabilidad por el impacto al medio ambiente.

Avanzar en la dirección correcta en sostenibilidad, efectividad, y poder llegar a trascender en tiempo, son algunos de los beneficios más sustanciosos para que una empresa logre sobresalir ante los acontecimientos que afectan a la sociedad y día a día trabajar en la implantación de estructuras y procesos que favorezcan la innovación, y tenga mayor capacidad de controlar los riesgos.

La capacidad de adaptabilidad empresarial ante los nuevos escenarios, hoy más que nunca, es una forma de permanecer en el juego o sobresalir con las demás organizaciones.

Déjame saber tus comentarios

COMPARTIR ARTÍCULO
Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
ARTÍCULOS RELACIONADOS
DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Publicar comentario