Apps crecen 31% durante el primer trimestre de 2021

De acuerdo al estudio “Mobile App Trends” que cada año realiza la plataforma Adjust para marketing de apps, la instalación de aplicaciones en creció 31% durante el primer trimestre de este año, luego de que en 2020 su aumento fuera del 50%.

Dicho trabajo de investigación estudia el comportamiento de las 2000 aplicaciones más destacadas de la plataforma de Adjust, así como las tendencias a largo plazo en cuanto a instalaciones, sesiones, tiempo invertido dentro de las aplicaciones, así como las tasas de retención y los índices de retribución a nivel global.

Los datos arrojados por dicho estudio develaron que dentro de las categorías que mostraron un mayor crecimiento en 2021 destacan las fintech o aplicaciones de servicios financieros, que aumentaron 85% en apertura de sesiones, comparado con 2020, y han mostrado un crecimiento del 35% en lo que va del año. Por su parte, la instalación de aplicaciones de videojuegos, aumentaron en un 43%.

En cuanto a la instalación de apps relacionadas con el comercio electrónico, el crecimiento no fue tan significante, alcanzando tan sólo un 6% en 2020, pero en cambio las sesiones aumentaron un 44%, lo que refleja un alto grado de fidelidad de los compradores en dispositivos móviles. 

Esto podría atribuirse en buena parte a la pandemia que ha azotado al mundo desde 2020, obligando a las compañías a reinventarse para ofrecer nuevas soluciones a un sinnúmero de consumidores atrapados en sus casas, ávidos de entretenimiento y de servicios a domicilio, con ganas de salir a cualquier lugar… menos a un banco.

App-lica para todos 

Desde hace ya varios lustros, las aplicaciones para teléfonos celulares son parte fundamental de nuestro día a día. Nos ayudan a comunicarnos, comprar, vender, organizarnos, desplazarnos, entretenernos, conocer gente, tomar fotos y videos, compartir archivos multimedia y, para decirlo claramente, se han convertido en pequeñas computadoras en las que tenemos toda nuestra vida.

Esta fiebre ha traído como resultado la aparición de millones de apps, muchas de ellas muy útiles y otras… mmmh, no tanto. De hecho, existen algunas cuyas funciones son absurdas o nulas: desde una que su único propósito es que aprietas un botón para ver cuánto tiempo aguantas sin despegar el dedo, hasta una llamada Nothing que, como su nombre lo dice no hace nada. Sí, absolutamente nada y lo mejor (¿o lo peor?)… ¡es que tiene más de un millón de descargas!

Háganse las apps… y las apps, poblaron la Tierra


En el principio, todo era oscuridad y silencio. Después, a finales de los años noventa se tiene registro de las primeras aplicaciones para telefonía móvil, que no eran más que agendas, ringtones y arcade games: adaptaciones de videojuegos muy rudimentarios, del tipo de los que se jugaban en las “maquinitas” (como el del ping-pong o la viborita), con funciones y diseños muy elementales que no pasaban de rayitas y puntitos, ¿te acuerdas? 


Años más tarde, gracias a las innovaciones en tecnología y transmisión de datos, la evolución de las apps se fue dando junto con el desarrollo de los dispositivos móviles, hasta que finalmente Apple lanza el iPhone y con él llegan muchas nuevas alternativas de teléfonos inteligentes, como las del sistema Android.


A partir de esto, comienza a darse a pasos agigantados la revolución de las apps y actualmente, a través de las tiendas virtuales de App Store y Google Play es posible encontrar un sinfín de plataformas para socializar, comunicarse, trabajar, entretenerse y prácticamente cualquier cosa que imaginemos. Al parecer, esta tendencia no se detendrá pronto, por lo que seguiremos viendo cada día la aparición de nuevas y sorprendentes aplicaciones.

Estamos tan acostumbrados a toda esta tecnología que hoy sería difícil imaginar un mundo sin apps. A quienes nos tocó vivir aquellos años nos cuesta trabajo entender cómo sobrevivimos sin ellas, sin morir de aburrimiento, incomunicados o perdidos en las calles. A las nuevas generaciones en cambio, quizá les parezca inconcebible imaginar que hace apenas unas décadas el teléfono servía para lo que su inventor, Alexander Graham Bell, lo había creado: para realizar llamadas de voz… ¿es que eso se puede hacer? se preguntará uno que otro geek.

Editorial S.M
Equipo editorial de la Revista Soy.Marketing

DEJAR COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

Lo más reciente