Inicio Artículos ¡Basta de Frida!

¡Basta de Frida!

frida kahlo

No creo que exista un artista cuya obra haya sido sobreexplotada comercialmente como Frida Kahlo, es más, no creo que siquiera un personaje de Marvel lo haya sido.

Botellas de agua, muñecas, toallas sanitarias, esmaltes de uñas, cuentos infantiles y hasta un museo en la Riviera Maya que no cuenta con una sola obra original de la artista, ¡Frida está en todos lados!

Independientemente de mi personal apreciación o carencia de ella para la obra de la artista en cuestión, de verdad me pregunto por qué en este momento las marcas no pueden pensar en otro referente para sus campañas. Perdón amigos, pero más que una burda casualidad, lo atribuyo a una rotunda falta de creatividad (o cultura) en la industria.

Entiendo lo atractivo de la vida y obra de la belleza exótica mexicana cuya vida estuvo envuelta en la tragedia, que además estuvo inmiscuida en asuntos políticos de su tiempo y tuvo una tortuosa relación de la que jamás se cansó de dar cuenta.

Si tomamos en cuenta que Kahlo no fue una pintora sumamente prolífica, su arte ya lo hemos comido y digerido en prácticamente todas las presentaciones.

Leí hace poco un artículo sobre costos de licensing y se podría decir que no existe una sola pintora cuya obra sea más cara de estampar en una playera, entonces, ¿qué pasa por la cabeza de aquel que forzosamente busca comerciar a partir de la imagen más choteada en los últimos años?

La explicación más profunda que un servidor puede hallar es, que, parece natural que para fines mercadológicos se busquen íconos que logren transmitir a distintos sectores por igual: a los feministas, los amantes de arte, los inconformes, las comunidades indígenas, los eternos enamorados… Todo a partir de una concepción errada de la vida y obra de la artista que, ustedes perdonarán, pero ni fue feminista, ni es el ejemplo de amor que cualquiera quisiera para sus hijas y cuyo legado artístico (de cuya estética cada quién puede tener la percepción deseada) ha sido convertido en un hito del capitalismo por un factor terrorífico: el dolor.

La gente se identifica con ella porque sufrió, porque pese a ese sufrimiento logró sobresalir en su ámbito, porque fue fiel al amor de su vida y con ello al dolor. Qué fácil comerciar con el dolor, qué fácil admirar por el mismo, qué fácil pensar en vender, en mujer y en México y decir Frida Kahlo.

Sé que habrá controversia al respecto.

Platiquemos @FerFamania