Inicio Artículos El declive de una marca de ojos cerrados al cambio. El caso...

El declive de una marca de ojos cerrados al cambio. El caso de Victoria’s Secret.

Victoria’s Secret declive

El siglo XXI ha sido marcado por revoluciones, no del tipo armadas, sino por aquellos movimientos que han impacto en la forma de pensar de las personas. Uno de los más trascendentes ha sido el de neutralizar la imagen de la mujer como objeto de deseo cosa que Victoria’s Secret pasó de largo esperando que el discurso no tomara relevancia y que a la postre sufre las consecuencias de esa desición.

Después de una serie de escándalos y de bajas en las ventas parece que esta marca de lencería busca abrirse camino nuevamente, pues recientemente han lanzado una campaña que busca posicionar a la marca en el ámbito de la diversidad. Llama la atención que se han incluido dos perfiles muy peculiares para los estándares que siempre había manejado esta marca: por un lado una modelo y activista de talla grande, Ali Tate Cutler y por otro, a una modelo transgénero, May Simón Lifschitz. 

View this post on Instagram

The bold and the beautiful. #BluebellaforVS launches tomorrow.

A post shared by Victoria's Secret (@victoriassecret) on

Recordemos que en 2018 Ed Razek, Jefe directivo de marketing del grupo L Brands propietario de Victoria’s Secret, fue entrevistado por Vogue y al ser cuestionado sobre si se deberían incluir modelos transgénero en el emblemático desfile de Ángeles el respondió: “No, No creo que deberíamos. ¿Y por qué? Porque el espectáculo es pura fantasía”. 

Días mas tarde se realizó la transmisión del desfile anual, y se reportó con el número mas bajo de audiciencia desde 1995, tan solo 3.3 millones de espectadores, mientras que en ediciones anteriores tenían alrededor de 10 millones, lo cual ya dejaba ver hacia donde se dirigía el futuro de Victoria’s Secret. 

YouGov,firma británica de investigación de mercados y ánalisis en internet vincula al asenso de movimientos de empoderamiento femenino como #Metoo con el declive de Victoria’s Secret. El efecto dominó de estos movimientos han afectado los patrones de consumo de las mujeres, ahora es importante lo que la marca representa, y representar lo sexy ya no está teniendo resultado. Otras marcas como Aerie de American Eagle, Love de Gap y minoristas han entendido esto y han cambiado, por un lado, el discurso, para decir ama tu cuerpo, y por otro el diseño, adaptándolo a un estilo de vida mucho más cómodo y relajado. 

Esta nueva campaña del gigante de lencería estadounidense es en colaboración con la firma británica Bluebella y parece que busca darle una imagen más apegada a lo que las consumidoras quieren actualmente, no solo por el discurso visual, sino también con la adaptación de bralettes dejando de lado los característicos push-up. Habrá que esperar para conocer la aceptación de las consumidoras en este intento de Victoria’s Secret por volver a ser la empresa líder en lencería. 

Claudia Piñeiro Requena
A un paso de egresar de Comunicación en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, UNAM. Amante de la moda, el diseño y el teatro musical.