¿Cómo afectan los bots a la industria musical?

Cada mañana, millones de personas se preparan una taza de café mientras escuchan sus canciones favoritas, probablemente por medio de un servicio de streaming de música.  Según The Competitive Intelligence Unit, el streaming de música en 2020 registró un crecimiento anual de 10.0%, alcanzando 57.1 millones de escuchas, cifra que representa 63.4% de los internautas en México. Sin embargo, detrás de este auge en los números del streaming, hay quienes intentan aprovecharse de estos servicios. 

Cómo funciona

Cuando pagas tu suscripción cada mes, o mientras escuchas los anuncios entre canciones con tu cuenta gratuita, este dinero se agrega a un fondo común. La plataforma de streaming se queda con un porcentaje, pero la mayor parte de este fondo se utiliza para pagarles por prorrateo a las compañías discográficas, distribuidores, editores y sociedades de recolección de derechos de autor. Después, estos grupos les pagan a las y los músicos conforme a los términos establecidos en sus contratos individuales.

Por ejemplo, si imaginamos que Enya obtiene el 2% de las reproducciones totales en una plataforma de streaming durante ese mes, su compañía discográfica obtendrá el 2% del fondo común de ingresos asignado a los titulares de los derechos en ese mes, el cual se distribuirá a Enya según los términos de su contrato con la compañía discográfica.

Éxitos cuestionables

Para lograr redirigir los ingresos de las personas creativas hacia sus propios bolsillos, las y los defraudadores que usan bots implementan dos tipos de ataques. La primera estrategia se trata de reproducir en bucle las pistas “falsas” de los impostores. Este video de una configuración donde miles de dispositivos reproducen canciones en bucle te dará una mejor idea de la escala de este método. 

Los bots permiten que los impostores se queden con millones de dólares que deberían pertenecer a los artistas legítimos al crear miles de cuentas falsas y hacer que reproduzcan canciones registradas a nombre del impostor. Pero, ¿cómo se generan los ingresos? 

MusicBusinessWorldwide (MBW) explica la manera en que estas reproducciones falsas se convierten en dinero real. Digamos que creas mil cuentas con una suscripción de 9,99 dólares al mes. Esto representa un gasto de alrededor de diez mil dólares mensuales. Ahora, para calcular los ingresos en el mismo periodo de tiempo, hay que tomar en cuenta que en muchos servicios de streaming una canción debe durar por lo menos 30 segundos para poderse monetizar. En un día hay 86,400 segundos.

Los bots proporcionan una capacidad sobrehumana para escuchar las canciones, por lo que en cada dispositivo se pueden reproducir 2,880 canciones al día, es decir, 2,9 millones de canciones con una granja de mil dispositivos. En el lapso de 30 días, eso equivale a aproximadamente 86’400,000 reproducciones en total. Incluso si el pago es de una fracción de centavo por cada reproducción, el ingreso sigue siendo de alrededor de un cuarto de millón de dólares al mes. Y todo por el costo de mil suscripciones más los gastos fijos. 

Además, no es complicado empezar una de estas operaciones. En este artículo, la revista Vice ofrece una descripción general de la facilidad con la que se puede crear una operación de “fraude de clics musicales”.

La máquina de emociones

La segunda estrategia que utilizan los proveedores de bots para obtener ventajas injustas es atacar una de las premisas centrales de la promoción musical: para obtener atención, se necesita atención. Las y los usuarios reales tienen poco tiempo libre, y hay muchas cosas que compiten por un clic, por lo que suelen revisar las recomendaciones de artistas populares.

Los proveedores de bots sin escrúpulos les ofrecen a las y los artistas la capacidad de eludir el orden natural de las cosas y comprar reproducciones en lote. Por un pago inicial sencillo, se ofrecen a utilizar una enorme granja de dispositivos con bots para reproducir una de sus canciones miles de veces, con lo que éste puede obtener una mejor posición en los resultados de búsqueda, aparecer en las listas de reproducción populares y, sobre todo, recibir la atención de los y las usuarias. 

Aunque este método no representa un impacto económico directo, modifica las reglas del juego porque la reproducción ya no es para quienes se la ganan con su trabajo, sino para quienes pueden pagar por ellas, algo que podría ser incluso considerado como una payola moderna que favorece en números a los artistas quienes fácilmente pueden alcanzar Discos de Oro u otros reconocimientos debido al número de reproducciones falsas para la fabricación de hits. Las reproducciones falsas podrían costarles a las y los artistas 300 millones de dólares al año. 

Cómo se puede vencer a los bots

Tanto para las compañías discográficas como para los servicios de streaming, la validación de la integridad es esencial para garantizar una distribución equitativa de los ingresos por reproducciones a artistas y titulares de los derechos. Sin embargo, al igual que en otras verticales, como las de videojuegos y comercio electrónico, la amenaza del fraude con bots siempre está y estará presente.

Conforme la protección se hace más sofisticada, también evolucionan los ataques. La clave para mantener la ventaja en este juego del gato y el ratón es estar preparados a nivel organización; es decir, contratar personas dedicadas a este objetivo en particular. Es posible utilizar un equipo especializado para mantenerse al tanto de las innovaciones más recientes sobre el fraude de bots y las medidas preventivas. 

De esta manera, las actualizaciones de las aplicaciones se mantendrán un paso adelante y será posible usar el software más reciente de prevención para aplicaciones desde las etapas iniciales. Al comunicarles a las y los clientes las maneras en las que una compañía se ha tomado en serio la amenaza del fraude de bots y ha adoptado esta acción positiva, aumentarán los niveles de confianza en la app.

Sin embargo, a pesar del daño que causan, el rastro digital que dejan los bots no se puede detectar sin un trabajo minucioso. Se trata de una tarea demasiado grande como para intentar llevarla a cabo únicamente con los recursos de una organización. Por eso, es importante que las y los desarrolladores de apps se aseguren de armar a su equipo con las herramientas de detección y eliminación de bots líderes en el sector. 

Por ejemplo, Alon Dayan, CEO de Unbotify, una empresa de Adjust que se ha mantenido a la vanguardia, patentó una solución única de inteligencia artificial y aprendizaje automático que separa a los usuarios reales de los bots. La tecnología de Unbotify mide los datos duros biométricos y sensoriales provenientes de usuarios y de su dispositivo móvil a fin de crear un modelo de comportamiento humano específico para las aplicaciones.

Al utilizar el aprendizaje automático y aprovechar la complejidad de los datos de sensores anónimos que se generan a partir de la interacción entre personas y dispositivos, las soluciones de detección de bots pueden descifrar los patrones de comportamiento a fin de distinguir entre humanos y bots. Esto facilita el proceso para sacar del juego a los bots y recuperar el control de la economía del streaming.

Si implementas estas estrategias, podrás crear una base de clientes más leales. Después de todo, la capacidad para aumentar tu resistencia o tu agilidad mental desde la comodidad de tu hogar es un resultado positivo de las tendencias cambiantes generadas por la pandemia.

Abril Bautista Baca
Experta en el ecosistema móvil, con especialidad en atribución, retención, optimización de campañas y fraude publicitario. Ha trabajado en el mercado europeo y anglosajón, apoyando a expertos en marketing y a empresas de todo tipo para llegar a sus metas de crecimiento.

Este autor escribe en Soy.Marketing los días miércoles de cada cuatra semanas.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Artículos relacionados

Lo más reciente