twitter logo
El pajarito azul, símbolo de Twitter, tiene una especie de parentesco con el basquetbol ¿tú sabes qué tienen que ver este deporte y Twitter? Todo y nada. Te voy a contar.

Todo surge en una empresa de tecnología, en 2005-2006. Los desarrolladores de una plataforma para podcasts, que al final no funcionó, querían intercambiar sus ideas de forma constante y que nadie los escuchara (recordemos que esto fue antes de whatsapp). Conforme avanzaba el proyecto. Jack Dorsey, integrante de este grupo, inventó su propio sistema de mensajes planos y muy breves, de forma instantánea y fugaz… una especie de piar de un pájaro. De ahí su nombre (piar se dice tweet en inglés).

twitter 2

El primer tuit de la historia.

Como en muchas de las empresas de tecnología de California, la creatividad es estimulada con áreas de descanso y de juego. Entre aventar papeles al bote de basura y lanzar ideas al aire, se dieron cuenta que además de su profesión tenían en común la pasión por el baloncesto… y de ahí surgió el nombre del pollo Twitter, que se llama Larry, por la admiración al talentosísimo y afamado Larry Joe Bird (bird=pájaro en inglés) ¿lo sabías?

Según relata Dorsey, jamás se imaginó hasta dónde llegaría el producto de sus ratos libres que, apenas al año siguiente, empezó a ganar premios y reconocimientos internacionales. Hoy Twitter cuenta con más de 500 millones de usuarios en el mundo, que generamos un promedio de 65 millones de tuits al día.

Y los que decidimos adoptar a Twitter como una de nuestras redes sociales, tampoco nos imaginamos que nuestra divertida app se iba a convertir en un foro político lleno de grilla y de acusaciones que a veces nos enfada y ya hasta lo evadimos. Pero eso ya es otro tema. Por lo pronto, ya sabes que el pajarito se llama Larry #InformaciónQueCura

twitter 1

Análisis de las publicaciones, según Pear Analytics (San Antonio, TX).

Liliana Bretón
Publicista e investigadora; maestra y estudiante; UPAEP y AsMedia; amante del cine, los libros y el buen sentido del humor; no cambio por nada una tarde de vino con una buena plática. Beatlefan y chocohólica.