1. Home
  2. »
  3. Columnistas
  4. »
  5. El poder del consumidor

El poder del consumidor

Tabla de Contenidos [minimizar/expandir]

Cuando hablamos de una película o serie ¿manda el director, el productor, el  algoritmo o el espectador? Cuando se habla de elegir a un gobernante, ¿decide  el puesto el antecesor, el asesor, los medios o el pueblo? Si se habla de un  negocio ¿las dediciones dependen del dueño, el gerente, el supervisor, las  tendencias o el cliente? Cada punto depende estrechamente uno del otro y aunque un tema cumpla con diferentes objetivos de otro, tienen una cosa en  común, el consumidor.  

El poder en masa 

Existen diversas novelas, caricaturas o películas animadas que retratan la unidad  como una fortaleza olvidada, como aquella de insectos diminutos y trabajadores  dominados por otros con mayores fortalezas físicas, aparentemente, u otra de  una rebelión contra el humano en una granja ¿Sabes de qué películas hablo?  Exacto, de bichos y pollitos en fuga. 

La ciudadanía ha olvidado o quizá aún no conoce el poder de la unidad. No solo  cuando se habla de elecciones democráticas, sino de imponer su voluntad en  decisiones comerciales, sociales y de satisfacción.  

Hay que destacar que son cada vez más las empresas que se apegan a  tendencias, esto con la finalidad de satisfacer las necesidades y exigencias del  público. Asimismo, candidatos para puestos gubernamentales que anteponen la  ideología en masa, antes que la suya para obtener un puesto. 

Justice League: Snyder Cut 

Una perfecta muestra del poder del consumidor, es la reciente película del  Snyder Cut donde después de las fuertes críticas al primer largometraje dirigida  por Joss Whedon, se retomó el proyecto original de Zack Snyder gracias a las  exigencias, comentarios, especulaciones y quizá curiosidad a través de las redes  sociales y hashtags.  

Una de las razones por las cuales se detuvo la primera versión, además del  abandono del director Zack Snyder por problemas familiares, fue la  desaprobación de la Warner Bros ya que la versión del Snyder Cut es más  sombría y larga. Situación que no había tenido el impacto deseado como con las  películas de la competencia que han priorizado el humor.  

Algunos medios de comunicación y la misma Warner han catalogado como “fans  tóxicos” a aquellas personas que piden la restauración del universo cinematográfico del Snyder Cut, despúes del éxito de esta versión de Justice  League con el hashtag #RestoreTheSnyderVerse. “No vamos a tolerar nada de  eso“ Mencionó Ann Sarnoff, CEO de WarnerMedia Studios después de una  campaña de presión en redes.  

Marketing en la industria del entretenimiento | Lorena Zamora & Roberto Báez & Hans Hatch

Sin embargo, no hay que olvidar que esa misma “toxicidad” está dando el éxito en plataformas de streaming en uno de los atributos cinematográficos más  significativos en la historia de superhéroes. 

No es de extrañar, que la nueva versión de cuatro horas de duración, haya  encantado a todo espectador, ya que estos mismos son quienes exigieron durante 2 años poder ver esta interpretación. Pero ¿entonces quién decidió qué se filmara, editara y proyectara?  

En este caso, Zack Snyder ha mencionado ser un fan más de las historias de DC  Comics, convirtiéndose en un consumidor más. Las decisiones dependientes de  contextos sociales, históricos, ficticios y de los fans han dado como resultado  una versión totalmente diferente dando pie a la posibilidad de seguir disfrutando  secuelas de este mundo extendido cinematográfico.  

Asimismo, en la política o industria, el pueblo tiene la facultad de decidir quién  gobierna, cuándo gobierna y cómo gobierna como se vio en las elecciones del  2018. Actualmente, aunque funciones diferentes, el Snyder Cut nos ha mostrado  el poder de la unión no necesariamente presencial, sino digital a una escala  impensable con hashtags, comentarios, críticas, videos, artículos y demás (para  evitar bots). 

Esta alianza, puede lograr lo que en películas y novelas nos han enseñado desde  niños y que hemos olvidado, el poder que tenemos con la unión como  consumidor… o ¿tú qué opinas? ¿Quién decide y tiene el timón del barco? Déjame saber tus comentarios.

TAGS:

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

DEJAR UN COMENTARIO

Una respuesta

  1. Muy buena columna Luis. Personalmente creo que un poco sobre el poder del consumidor en este caso en particular estuvo el poder económico de los ingresos que podría generar soltar el Snyder Cut, que al final de la historia qué bueno que lo hicieron porque hubiera sido una pena que ese material se quedara enlatado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS