Lo bueno, cuando es breve… ¡resulta doblemente bueno! (Ya lo decía mi abuelita)

De una manera simple, podemos definir al Content Marketing Marketing de Contenidos como una técnica basada en la creación y distribución de información relevante y valiosa, para atraer la atención de un público determinado, con el objetivo de impulsarlo a convertirse en cliente.

Aparejada a esta técnica, llegó para quedarse el Stoytelling (La narración de historias, usando imágenes o imágenes, recurriendo a diversos adornos estilísticos).

Con todo esto, hoy a todo se le busca aderezar con Story Telling, especialmente cuando se trata de publicar en redes sociales.

Sin embargo, ha surgido un problema, cada vez más crítico en el lenguaje publicitario: la falta de precisión para expresar ideas y comunicar beneficios.

Calificativos como ¡Perfecto!, ¡Ideal!, ¡Increíbel! o ¡Nunca visto! Adornan promesas de venta irrealizables… o sin interconexión alguna, en el mejor de los casos.

Así, las marcas no pueden cumplir lo que ofrecen sus anuncios, ya que estos parecen inmersos en un mundo de fantasía cinematográfica donde todo es grandioso, único e irrepetible.

Producir contenidos publicitarios para cada medio  (ATL o BTL) implica un reto específico y un conocimiento profundo. Y en el caso de las redes sociales, cuyo algoritmo y reglas del juego varían constantemente, el asunto es más complejo aún.

¿Cómo comenzar a generar mensajes eficientes, impactantes, provocadores de respuesta (… y detonadores de ROI)?

Un sencillo ejercicio creativo que propongo (y que originalmente me presentaron como reto) es escribir para Twitter. 


¡Así es!, empezar por generar contenidos en la red que permite 280 caracteres en esta fase experimental que está viviendo.

Aquí, ser breve y directo (o muy creativo en la alegoría, pero siempre claro) es un ejercicio mental que ayuda a desempolvarse de mañas redaccionales, rígidas estructuras gramaticales y moldes de creatividad que, generalmente, rondan en el lugar común.

Menos es más, cita atribuida al holandés Mies Van der Rohe, es una frase originalmente referida a la arquitectura, pero válida y aplicable en cualquier arte (como la escritura lo es, por derecho propio).

Si te importa comunicar bien, hacerlo de manera efectiva y con un tono de originalidad, al trabajar en tu nueva campaña, intenta desarrollar primero conceptos aplicables para una cartelera o un banner digital, y luego genera el storytelling para Twitter. 

Posteriormente, desarrollar las siguientes ejecuciones resultará mucho más sencillo (siempre y cuando cuentes con toda la información necesaria –brief-). 

¿Este challenge -reto- te parece simple? ¡Inténtalo!… sin caer en frases banales, beneficios medianamente sugeridos o textos inconclusos.

¡Éxito!… mucho.

Fco. Javier García Chávez
Nacido en La Piedad, Mich. Titulado en Ciencias de la Comunicación (UIA) y Administración en Mercadotecnia (IMP). Responsable creativo en diversas agencias desde 1981. Fundador del Círculo Creativo. Cuenta con 35 premios y ha sido juez en los principales concursos publicitarios. 40 años de docente, actualmente imparte cátedra en la UIC. Especialista en Content Marketing y Construcción de Marcas. Colabora como Socio Director de Desarrollo de Proyectos en BAG.

Este autor escribe en Soy.Marketing los días lunes de cada cuatro semanas.

3 COMMENTS

Subscribe
Notify of
guest
3 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Ramses

Excelente nota!!!!!1

José Pedroza Barón

Muy buena nota. Parece muy básica, pero es necesaria para aplicarla y realmente comunicar la esencia relevante de la marca, sin necesidad de ser hiperbólico.

Mónica

Buenísimo. Últimamente he visto que decir sin decir (frases confusas y farragosas) parece dar mucho estilo, pero en realidad no se sabe ni de qué hablan. Gracias, Javier

Artículos relacionados

Lo más reciente