Probabilidad estadística y sismos

¿Qué tienen en común la probabilidad estadística y los sismos? 

La probabilidad es utilizada en las ciencias sociales, en el marketing, y hasta en la medicina genómica.

El origen de la probabilidad surge por la necesidad del ser humano de anticiparse a ciertas situaciones o de estimar la posibilidad de que un fenómeno social o científico se repita.

La probabilidad es una predicción matemática aleatoria sobre la frecuencia de que algo va a ocurrir y generalmente se expresa con los números 0 y 1 o en porcentajes del 0% al 100%. 

Su fórmula se calcula de la siguiente manera:

Probabilidad = Casos favorables / casos posibles x 100

probabilidad

Pero en el caso de los sismos, pareciera que cada vez más gente cree que nosotros los provocamos. Se ha formado en el cociente colectivo la idea que nosotros mismos atraemos a los sismos por estar pensando todos al mismo tiempo en ese momento y por eso una vez más, en 2022 un sismo superior a los 7 cimbró a México justo el 19 de septiembre, tan sólo una hora después del simulacro.

Si esto fuera verdad podrían suceder muchísimas cosas por ejemplo en el ámbito político, tan solo dense una vuelta a Twitter y verán la cantidad de gente que todos los días piensa que ojalá ya saben quién no estuviera al frente de la Nación.

O cuánta gente está pensando en ganarse la lotería y tampoco sucede.

Si ya sé que muchos dirán que atraemos energía y entonces por eso México tiembla, pero la verdad es que no hay evidencia de eso y lo que sí tenemos son datos científicos y estadísticas. 

Pero para poder hacer una predicción se requiere saber el número total de eventos, en este caso de sismos que tendría la Tierra en su vida para, utilizando la fórmula mencionada anteriormente, obtener datos probabilísticos. 

El servicio Sismológico Nacional cuenta con un registro estadístico de sismicidad en México, pero aún con los datos que ellos tienen, no han podido pronosticar o predecir donde habrá uno y mucho menos cuándo. 

Tomando en cuenta los registros existentes desde 1900 de sismos mayores a 6 grados, se estima que es diciembre y no septiembre, el mes en dónde más eventos sísmicos ocurren.  

Para puntualizar, que un sismo de gran magnitud se repita el 19 de septiembre no tiene que ver ni con pensamientos mágicos ni con predicciones, se trata de una probabilidad de 1 en 133,225.

Pero que una probabilidad sea baja no quiere decir que no pueda ocurrir y es por eso que debemos estar preparados. 

¿Qué piensas? Cuéntame en los comentarios o escríbeme en Twitter.

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJAR UN COMENTARIO

1 comentario

Deja un comentario