Inicio Artículos Autosabotaje: sí, lo estás haciendo

Autosabotaje: sí, lo estás haciendo

autosabotaje que es

Cuando escuchamos a los psicólogos hablar de autosabotaje solemos tener la misma reacción que cuando un agente nos trata de vender un seguro de amplia cobertura, esa irracional seguridad de “a mí no”, mezclada con la desesperante cosquilla del “¿y si sí?”.

Clínicamente, el autosabotaje puede llevar a escenarios complejos como trastornos de ansiedad o episodios depresivos y viceversa (la depresión y ansiedad llevarnos a auto sabotear nuestro día a día). Y aunque para esos casos no hay nada mejor que acudir a los especialistas, en etapas moderadas el autoconocimiento es una herramienta a la mano que nos puede ayudar a corregir el rumbo.

El cerebro humano es una herramienta, requiere diagnóstico, mantenimiento y en algunas ocasiones, reparación. Para el diagnóstico, el primer paso es perder el miedo y ser completamente honesto contigo mismo, salir de nuestra zona de confort, dejar de hacernos los tontos.

¿Postergas las cosas que son importantes para ti y para la consecución de tus metas?, ¿tienes a menudo pensamientos negativos respecto a ti mismo o tu entorno?, ¿haces conjeturas basadas en experiencias pasadas o ajenas?, ¿das prioridad a la satisfacción inmediata?, ¿buscas que la gente se compadezca de las cosas que te pasan?, ¿te sientes rodeado de gente tóxica?

Estoy seguro que para muchas de las anteriores, la respuesta es sí, y si bien no soy el indicado para sugerir tratamiento, puedo darte algunos consejos dentro del día a día que en lo personal, me han funcionado para dar claridad a ideas y objetivos:

  1. Bebe suficiente agua. Si te has notado lento o ligeramente deprimido, es muy posible que sea tu cerebro gritando por deshidratación. Se ha demostrado que esta tiene efectos negativos en la atención, la memoria a corto plazo y el estado de ánimo entre otras.
  2. Recibe luz del sol. Estás todo el día en el coche o en la oficina, lo entiendo; pero actividades tan básicas como caminar en la luz natural para ir a comprar tu comida o pasear al perro por la mañana. Entre 10 y 15 minutos son suficientes para aumentar la serotonina y melatonina, lo que ayuda a mejorar el ritmo circadiano y aumenta la calidad y la cantidad de su sueño.
  3. Diviértete. El aislamiento social de carácter recreativo tiene repercusiones importantes en lo que nuestra mente percibe de nosotros mismos, y mantener una vida plana termina con nuestra voluntad de manera irremediable. Mantén amistades, crea nuevas, juega en un equipo de futbol… 
  4. Convive con las personas adecuadas. Un círculo social negativo o incómodo afecta no sólo tu estado de ánimo, sino tu capacidad cognitiva. Si notas que has estado saboteándote últimamente, tal vez debas dejar de salir con tu amigo el de humor ácido que en el fondo siempre ve todo mal.
  5. Suelta el celular. Todo ese tiempo que pasas viendo el feed de tus redes sociales te está volviendo miserable. ¿qué caso tiene bajar los 6 kilos que me propuse si jamás voy a poder lucirlo en un yate en St. Tropez como mi conocido aquel?, sí… el de la familia hermosa, la empresa exitosa, los hijos perfectos y la esposa modelo. Entre tanta felicidad fake y noticias tormentosas, es tremendamente fácil sentirse una piltrafa.

Los pequeños logros hacen un mundo de diferencia, te ayudan a encontrar motivación y querer más. Si puedes dominar tu mente y echarle una mano con cambios tan sencillos como los 5 anteriores, podrás apreciar con mayor claridad lo buena que es la vida, lo valioso que eres por estar en ella y lo accesibles que son tus metas si les brindas el adecuado foco y dedicación.

Platiquemos @FerFamania

Fernando Famanía
Co-CEO de ifahto, con más de 20 años en la industria del marketing promocional y event marketing. Partner en NewCo CDMX y Fundador de Slang Storm. (FIP), en donde ifahto ha sido la agencia con más premios en toda la historia del Festival.