Inicio Artículos “A veces reviso tu cel” / Botanas inconscientes para jóvenes violentos

“A veces reviso tu cel” / Botanas inconscientes para jóvenes violentos

En México, 76% de los jóvenes entre los 15 y 24 años ha vivido episodios de violencia al menos una vez en el noviazgo.

6.8% dijo haber sufrido violencia física por parte de su pareja actual o en los últimos 12 meses; 2.9% por parte de las mujeres y 10.3% proviene de los hombres.

39.4% padeció violencia emocional: 35.8% de mujeres y 42.7% de hombres.

8.2% sufrió violencia sexual: 38.4% de las mujeres y 46.1% de los hombres. *

Las cifras anteriores muestran que más de la mitad de hombres y mujeres entre los 15 y 24 años viven violencia en el noviazgo, violencia la cual, en la mayoría de los casos, no sólo continuará sino que irá en aumento en la vida conyugal.

La violencia constituye un elemento cotidiano en la vida de miles de jóvenes; quienes asumen diversas conductas violentas como “naturales” quedando silenciadas frente a los amigos, los padres y los maestros.

Padres, madres y maestros se adjudican el derecho de utilizar la violencia física, emocional o sexual como un medio eficaz de control y como parte importante del proceso de socialización, y si a este deplorable cóctel se le agregan generosas porciones de violencia, discriminación y el ya tradicional manejo irresponsable de los roles sociales que transmiten los medios de comunicación, es como el aprendizaje de estas conductas y su internalización se normalizan.

La publicidad dirigida a los jóvenes es presa fácil de creativos y gerentes de marca atrapados en las argucias de lo que ahora se le mal llama “irreverencia” y “frescura” derivando esto en anuncios de contenido permisivo e inconsciente.

El ejemplo:

“A VECES REVISO TU CEL.

TAKIS, Intensidad real”.

Atentar en contra de la privacidad de las personas es un acto violento; y con este mensaje la marca está haciendo apología del atropello y la falta de respeto.

¿Ella revisa el cel de él o viceversa, o ambos, que está peor? No importa, lo que cuenta es la acción subrepticia de hurgar en lo ajeno; es allanar, solapar y hacer un chiste de una invasión a la intimidad. No importa la familiaridad que se tenga con la otra persona. ¿Exagerado? no lo creo, así lo indican las estadísticas de la Encuesta Nacional de Violencia en las Relaciones de Noviazgo (ENVINOV).

Muchos dirán que la frase: “A VECES REVISO TU CEL” es algo intrascendente y hasta divertido, que sólo significa echar una mirada escueta, ocasional y rápida, algo nimio, eso es lo mismo que piensan personajes como Enrique Capitaine, Diego Cruz, Jorge Cotaita y Gerardo Rodríguez los jóvenes mejor conocidos como los Porkys de Costa de Oro; o Hilario Ramírez, el inefable alcalde que roba poquito, y tantos y tantos personajes que minimizan la violencia de sus actos en aras de privilegiar su derecho a “vivir intensamente”.

Los anuncios deben ser altamente creativos, reconocidamente memorables, rabiosamente disruptivos; pero también socialmente responsables. No importa el giro del anunciante. La huella de la conciencia en las sociedades está impresa en todos lados: en la colilla del cigarro tirada en los bosques y en calle, en las desaforadas bocinas de los automóviles, en las afortunadas o desafortunadas declaraciones de nuestros gobernantes; en las alarmantes cifras de la violencia en nuestro país, en cada sentencia, imagen o golpe visual que se atraviesa en nuestro trayecto. La publicidad es una de esas cosas, queramos o no, con las que nos topamos a toda hora y en todo lugar, así que más valdría repensar en serio el impacto de su contenido.

* Fuente: Encuesta Nacional de Violencia en las Relaciones de Noviazgo (ENVINOV)