Marketing Político: Su historia y concepto

Marketing Político: Su historia y concepto

La definición de Marketing Político es amplia y varía dependiendo el autor. En su concepto, muchos teóricos coinciden en que esta rama de la Mercadotecnia implica la correcta aplicación de los principios mercadológicos en el ámbito político, electoral y de administración pública; así como el análisis, desarrollo, ejecución y gerencia de estrategias destinadas a los votantes en orden de satisfacer las necesidades políticas y obtener el apoyo de éstos para candidatos, gobiernos, partidos políticos, lobistas y grupos enfocados en influir en la opinión pública.

La Mercadotecnia Política hace énfasis en la psicología social, en el comportamiento del votante y en los atributos del producto político para su mejor consumo. Este campo es multidisciplinario, pues considera como base la presencia de materias auxiliares como la Imagen Pública, la Comunicación Política, la Psicología, la Aritmética, la Ciencia Política, el Derecho Constitucional y Administrativo, entre muchas otras disciplinas que secundan el desarrollo de esta rama del Marketing.

El Marketing Político se asemeja mucho al mercado de la industria de productos básicos.

Mas los expertos en este tema necesitan de estrategias que, más que vender un producto, logren la transmisión de liderazgo, ideas, emociones y visión de gobierno en el personaje público que desean vender. Sin lugar a dudas, no es una tarea sencilla, pero, en estos tiempos de nuevas exigencias, se ha convertido en una necesidad indiscutible.

En cuestiones históricas, el Marketing Político tiene su origen oficial a mediados del siglo XX, con la conjunción de distintas teorías de la psicología, el comercio de las masas, así como de la publicidad. En 1952, Dwight Eisenhower fue el primer candidato a la presidencia de los Estados Unidos en recurrir a una agencia de publicidad para que se hiciera cargo de su campaña televisiva. Al llegar los debates presidenciales televisados (con John F. Kennedy y Richard Nixon), se hizo evidente la necesidad de los políticos de obtener asesoría mediática para el perfeccionamiento de su imagen pública. Pero la realidad es que la estrategia política reconoce sus antecedentes en la Antigua Grecia (con Aristóteles) y en el Imperio Romano (con Polibio, Tito Livio y Plutarco).

La Ciencia Política se reforma en el siglo XV, con las atribuciones del político florentino, Nicolás Maquiavelo, quien le dio un sentido político a la palabra stato, aportando el término de “Estado moderno” y concibiendo una nueva percepción de la Teoría del Estado. Maquiavelo persiste en la historia por su obra más importante, El Príncipe, que, a juicio de su servidor, es uno de los primeros tratados de Marketing Político que existieron.

Escrito hace más de quinientos años, El Príncipe es una obra fundamental en la literatura mundial.

Nicolás Maquiavelo encausa su obra hacia la recuperación de la confianza popular del duque de Urbino, Lorenzo de Médici, pero su intención es presentar el estereotipo de cualquier político. El Príncipe brinda una serie de recomendaciones para que “el príncipe o gobernante” logren la felicidad de sus súbditos por medio de un Estado fuerte, destacando la importancia de virtudes como la prudencia y métodos prácticos pero carentes de ética como traición o perjurio, si así lo exigen las circunstancias de la patria.

Según Maquiavelo, el gobernante debe tener la destreza de manipular situaciones, recurriendo a la astucia, al engaño y, si es necesario, a la crueldad. Pero también expone la importancia de la imagen del político; en el capítulo XVIII de su obra, el italiano nos dice que: “Los hombres en general juzgan más por los ojos que por las manos, ya que a todos es dado ver, pero palpar a pocos: cada uno ve lo que pareces, pero pocos palpan lo que eres y estos pocos no se atreven a enfrentarse a la opinión de muchos, que tienen además autoridad en el Estado, para defenderlos”.

El Marketing Político es un auxiliar en tiempos electorales, pero es una necesidad persistente en cualquier tiempo de la administración política. Cada vez el votante y el ciudadano exigen más del político. La Mercadotecnia Política se ha convertido en un pilar fundamental para gobernar un país, porque en pleno siglo XXI hemos evolucionado de la comunicación del poder, al poder de la comunicación.

Diego Fernández G.
Nació y vive en México. Analista de lo cotidiano y conversador incesante. Es estudiante de Administración Pública en la Universidad Anáhuac, pero también escritor a ratos. Quizá ninguna otra vocación le guste más. Es articulista en distintos medios. Sin embargo, también es amante de la Historia, de la Política y de la Literatura. Obtuvo el Premio Nacional de Expresión Oral y Escrita “Octavio Paz”.