Mercado infantil: del “no toques nada”, a la generación touch

¿Una muñeca? ¿un carrito? ¿una bici? Parecen lejanos aquellos días en los que estas preguntas protagonizaban los dilemas sobre qué regalarle a un niño. Ahora es distinto. Los pequeños prácticamente nacen con un dispositivo móvil en las manos. Tanto que es probable que si les ponemos la tele quieran tocar la pantalla para pausarla o al mostrarles una foto fija, intenten hacerle zoom con sus pequeños dedos.

Según el INEGI, la población de niños menores a 12 años en México es del 30% y están presentes en 6 de cada 10 hogares mexicanos, representando más de 32 millones de habitantes. Esto se traduce en un mercado muy atractivo para los comerciantes, por lo que han tenido que adaptar sus estrategias de negocio, pensando en ellos.

Y aunque tradicionalmente los niños no son considerados compradores en sí, en algunas categorías son los principales influencers en casa y si antes eran considerados los creadores y consumidores del futuro, ahora ya lo son.

Entre lo físico y lo virtual

Aunque se siguen vendiendo muñecos y juguetes tradicionales, ha cambiado la manera de venderse y consumirse, tal vez porque los niños no hacen una división consciente entre los mundos online y offline.

Juegan con los muñecos de los personajes con los que interactúan en una plataforma digital y a su vez, crean sus propias historias con figuras físicas, grabándolas en una tableta.

Por eso algunas marcas como Playmobil y Lego han logrado sobrevivir a varias generaciones, pues se han concentrado en crear contenidos digitales de videos y películas en los que los muñecos que están en anaqueles son animados y con esto, a su vez, los niños son animados a pedirlos a Santa a través de apps donde él y sus duendes pueden mandar videos personalizados, pedidos en línea por sus papás.

Así que no resulta extraño que cada día haya más plataformas para adultos que lancen su versión para niños, como YouTube Kids, Messenger Kids y muy pronto Instagram for Kids… ¿o qué me dicen de los llamados Kidfluencers?.

Tecnología para niños

Hoy es muy común comprarles a niños tabletas. En parte porque los chicos lo piden, pero también para mantenerlos entretenidos (más en tiempos pandémicos), para que tomen sus clases virtuales o bien, para que ya no le quiten su celular a papá y mamá.

Cuando se trata de encontrar un dispositivo móvil para niños, los aspectos a considerar en la decisión de compra son muy diferentes a los que tomamos en cuenta cuando es para nosotros. La capacidad de memoria, los gigas en ram y los megapixeles pasan a segundo plano y lo más importante es la seguridad.

Y cuando hablamos de seguridad, nos referimos a que sus materiales no puedan lastimar a los niños, que sean resistentes a caídas y que además su navegación sea fácil y segura en cuanto a control de contenidos.

Grandes innovaciones para los pequeños

Las compañías de tecnología no querían desaprovechar este segmento del mercado y por ello han desarrollado tabletas infantiles, con diseño colorido, bordes redondeados y grandes asas para una fácil manipulación. Generalmente incluyen funda de silicón para protección de los niños, del dispositivo y del medio ambiente (muchas veces esto preocupa más a los niños de hoy que a sus papás).

Y más allá de eso, se han desarrollado funciones para protección de los chicos y tranquilidad de los grandes, como las que permiten gestionar el tiempo de uso, restringir los contenidos y  mantener un equilibrio entre estudio y entretenimiento.

Otras, más novedosas, regulan automáticamente el brillo de la pantalla con iluminación azul de baja intensidad para brindar protección ocular a los pequeños, además de contar con sensores de gravedad que evitan que los chicos manipulen el dispositivo mientras caminan, viajan en auto o tienen mala postura.

Es cierto. En muchos casos las tablets son las niñeras y su abuso puede convertir a los pequeños en seres aislados y atrofiados. Pero también es cierto que la tecnología les abre las puertas del conocimiento y fomenta su creatividad. Lo que nunca hay que olvidar es que los mejores filtros y controles parentales, son los que mamá y papá tienen interactuando directamente con sus hijos, empezando por darles tiempo y poner el ejemplo de no vivir atados al teléfono.

Editorial S.M
Equipo editorial de la Revista Soy.Marketing
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Artículos relacionados

Lo más reciente