jueves, octubre 1, 2020

Estirar la liga tanto, que se rompa…

La mayoría de nosotros hemos escuchado esta frase: “No estires la liga tanto que se rompa”. Es un principio de negociación entre dos partes,  conocido en forma de dicho popular. Nos habla de que  cuando quieres que algo se lleve a cabo con alguien más no puedes esperar que todas tus exigencias se realicen sin ceder nada y/o sin ninguna consecuencia.

Al no ceder nada lo que ocurrirá es que el acuerdo o posibilidad se romperá por completo.  Al negociar y poner algo de tu parte,  el resultado puede ser un término muy favorable  o al menos conveniente; pero otro punto importante aquí, además del resultado de la negociación en sí, es la interacción entre las partes. ¿Vale la pena conservar la relación con una organización/persona que te trata con rudeza o a quien no le interesa tu bienestar?

Cuando la forma en la que interactúan contigo es leonina y/o desconsiderada, no hay razón para seguir llevando a cabo negocios o querer entablarlos de manera conjunta. Es delicado y  lo vemos cada día en diferentes ámbitos. Desde el trabajo con un jefe abusivo, un cliente difícil ó  hasta en las relaciones personales cotidianas.

La decisión de no seguir puede ser muy lógica; sin embargo, muchas veces cuesta trabajo aceptarlo, parar, y mirar otras alternativas evidentes.

Aquí te doy unos cuantos puntos que pueden ayudarte a tomar decisiones para que “no se rompa la liga”,  -si vale la pena-; o que se rompa sin más consecuencias cuando así debe ser.
  1. La “liga” normalmente podría romperse antes de cerrar el trato; si no quieres que eso pase y es conveniente para ti seguir, entonces es importante que entiendas lo que tu cliente necesita, quiere y piensa. Habiendo consistencia y congruencia entre las partes habrá una posible negociación. Si no existe, simplemente no hay razón de colaboración.
  2. Recordar que el cliente es el que tiene la decisión final en la mayoría de los casos, es clave. Cómo interactúas y el servicio que se le brinda al cliente siempre será determinante para el resultado positivo.
  3. A pesar de que quisiéramos ser parte de una gran organización, negocio, proyecto, amistad, etc, las faltas de respeto siempre serán inaceptables; ya seamos el cliente o incluso el proveedor; una relación con fricciones  es  simplemente improductiva.
  4. En algún punto los roles de las partes pueden llegar a intercambiarse. Por ejemplo, un proveedor ofrece un servicio pero el cliente debe proporcionar cierta información de manera oportuna para que el siguiente paso se lleve a cabo. Esto es un ejemplo de dar y recibir.  Es necesario tenerlo claro siempre que queramos trabajar, colaborar o relacionarnos en las organizaciones y en general en la vida para lograr el mejor resultado
Amelia Fuentes
Amelia Fuenteshttp://marketeera.blogspot.mx/
Marketing Manager con más de 15 años de experiencia en diversas industrias: Consumo, Tecnología y Servicios principalmente, liderando proyectos 360 grados con visión del consumidor, shopper y/o retailer. Consultora y Profesora de marketing y negocios. Activa, amante de la música y de compartir ideas y reflexiones a través de la escritura. Considera que el buen "marketing" puede estar en todo.

RandomMKT con Hans Hatch

Otras publicaciones del autor

Últimas publicaciones

Publicidad digital automotriz

Lo mejor de la publicidad digital en México es reconocido cada año a través de los premios IAB Mixx 2020. 

La experiencia del cliente: entregas reprobadas

La experiencia del cliente determina nuestra relación con la marca en el momento pero también nuestra expectativa hacia ella.

¿Es buena idea el Buen Fin?

Todos sabemos que es primordial reactivar la economía pues la crisis que enfrentamos trajo consigo la pérdida de miles de empleos.

El regreso de Karate Kid

Los años ochenta parecieran tener algo muy especial, no solo para aquellos que fueron niños o adolescentes en esa época sino para...

La dieta de pantalla

Hace muchos años me encerré en mi casa, en una especie de confinamiento. Igual que el de ahora, no fue voluntario: me...