actualizaciones mentales

En términos generales, «instalamos» una sola versión de nuestro software cerebral y lo echamos a correr para que dé soluciones o respuestas a nuestros asuntos. Nos da pereza y trabajo mantener tal software actualizado y más aún, ¡qué esfuerzo! es decidir «instalar» otra versión para probar nuevas formas o respuestas para solucionar problemas.

Pensar de forma creativa implica otras respuestas, además de las conocidas; el pensamiento creativo se amplía notablemente cuando estamos dispuestos a avanzar en saberes diferentes a los adquiridos y a los comúnmente aceptados. Saber más es aprender más y también comprender animarse a cooperar, compartir y conectar con otras personas con saberes diferentes a los nuestros.

«La creatividad es un proceso que vuelve a alguien sensible a los problemas, deficiencias, grietas o lagunas en los conocimientos y lo lleva a identificar dificultades, buscar soluciones, hacer especulaciones o formular hipótesis, aprobar y comprobar estas hipótesis, a modificarlas si es necesario además de comunicar los resultados» —Ellis Paul Torrance.

Es importante aprender a lidiar contra los sentimientos de duda y miedo porque, por extraño que parezca, esas sensaciones podrían ser signos de que eres realmente más capaz de lo que te consideras.

Cuando te enfrentas a una tarea difícil o una meta, la mayoría de los individuos minimiza sus fortalezas y habilidades. En psicología a esto lo denominan el «efecto Dunning-Kruger». Se trata de una paradoja. En lugar de confiar más en tus habilidades, ser bueno en algo puede generar más miedos y dudas. Esto es especialmente cierto cuando estás atravesando nuevas áreas que no has probado todavía. Y a menudo, esas dudas y temores no desaparecen.

Como lo expresa Henry Ford: «Si hiciéramos todas las cosas de las que fuéramos capaces, literalmente nos asombraría».

Si estás con ánimo de actualizar tu software neuronal o, de plano, sientes que es el momento de cambiar para probar otras versiones, ten en cuenta estos consejos para llevar tu pensamiento creativo al siguiente nivel:

  • Sé una esponja, pero elige una marina no un estropajo. La idea es que absorbas todo del mundo que te rodea.
  • Mantén la llama encendida a pesar de las dificultades para encarar cualquier desafío creativo.
  • Ten una libreta y llévala a todos lados. Recuerda que registrar es mejor que recordar y ya sabemos que una idea como viene se va.
  • Reacciona frente a la adversidad. Siempre hay dificultades que sortear. No te enfoques en el error y sigue para adelante.
  • Construye tu big data. Observa y escucha con atención plena. Nutre tu cerebro de buen contenido y aliméntalo con hábitos saludables para la generación de ideas.
  • Metas claras, cortas y precisas. Saber hacia dónde vas ayuda a que el recorrido sea fácil, claro, realizable y medible.
  • Trabaja con un concepto en mente. Escribe tu desafío creativo o desarrolla técnicas de visualización para crear en tu cabeza imágenes en las que te ves realizando lo que quiere lograr.
  • Transforma las opiniones negativas en afirmaciones. Deja atrás los «no puedo» y conviértelos en «cómo puedo hacer para».

Las personas interesantes tienden a llenar sus cabezas con nuevas ideas y maneras de ver el mundo. Se preocupan y ocupan por actualizar su software neuronal.

Las grandes ideas son insistentes, estimulan la mente y permanecen en ellas: exigen acción. Crear es permitir crear; crear es conectar.

Te invito a seguir la conversación en mi fanpage

Gustavo Martin
Diseñador industrial graduado en la Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina. Facilitador de la creatividad en empresas, pymes, emprendedores y ámbito educativo. Conferencista internacional. Escritor en Medium; columnista en Roastbrief y Soy.Marketing. Director de Plums, agencia de diseño de marca y branding. Director creativo asociado en Negocios & Estrategias, Guayaquil, Ecuador.