Inicio Artículos El fin del Community Manager

El fin del Community Manager

Fin del community manager

Las personas que están dentro del ámbito del manejo profesional de redes sociales ya sea como cliente o prestando sus servicios, habrán leído ya en algunas publicaciones desde el año pasado comentarios sobre la desaparición o el fin del community manager. Lo escuché también de algunos colegas y  yo  recibí los comentarios con escepticismo (como tal vez ustedes lo hagan ahora mientras leen esta columna) pero sin echarlos  en saco roto, presté atención a esa predicción y este año he ofrecido una conferencia sobre tendencias para 2019 en la que yo mismo incluí dentro de ellas, el fin del community manager.

Me parece entonces que tengo el compromiso de explicar a qué me refiero con esa tendencia que marca el final del community manager,  evitar así que haya más escépticos  y lograr que los involucrados abran sus ojos y mente ante el tema,  que puedan analizar la situación y tomar una postura adecuada o por lo menos conciente. Lo hago también porque lo más lógico es que los CM se enfaden y piensen que esto no va a ocurrir jamás pues cada vez las redes sociales son más importantes para marcas y profesionistas.

Pero justamente es en ese incremento de valor que las redes tienen para las empresas, lo que está gestando la extinción del community manager, porque hoy, todas las personas que están a cargo del marketing digital han tenido que aprender más, saber qué exigir y saber qué pueden obtener. El nivel de conocimiento ha aumentado considerablemente y junto con ello, el grado de exigencia hacia las personas responsables del manejo de redes sociales.

Este nuevo nivel de conocimiento y exigencias no está al mismo nivel que lo que hay en la cabeza de mucha gente cuando se menciona el puesto “community manager”, porque desde el inicio, el término ha sido prostituido por varias razones; necesidad de obtener ingresos, desconocimiento de las posibilidades que las redes sociales ofrecen, falta de preparación adecuada de los CM y de las personas que los han contratado; al final, es una mezcla entre falta de interés y falta de información lo que resultó en que la figura del CM fuera simplemente la de la persona que publica contenido (casi siempre escaso y/o sin estrategia) en las redes sociales.

Es evidente que el CM es mucho más que eso, y aunque hoy muchas personas están realmente en el loop de información y con conocimientos que les permiten determinar estrategias, lograr objetivos y ofrecer a sus clientes mucho más que likes y fans, sigue habiendo una mayoría que carece de lo necesario para poder sobrevivir en esta posible extinción.  En el 2013 iniciamos ofreciendo cursos para el uso profesional de redes sociales (community manager) y desde esa posición durante 6 años capacitando gente y ayudando marcas  es que he tenido oportunidad de observar de cerca las razones por las que los individuos han querido entrar en el medio, la preparación que tenían y las carencias de ella también, pero sobre todo, la frustración al descubrir en nuestros cursos, que la actividad que buscaban era bastante más compleja de lo que imaginaban. Aquí dejo un link que cubre de manera más extensa, lo que debería ser un CM.

¿Qué es lo que ocurrirá?

Las necesidad básica de construir una comunidad y hacer marketing  sigue vigente igual que antes. La tecnología y la sociedad ha cambiado en los últimos 6 años, y también la perspectiva de las empresas y profesionistas sobre el uso de redes sociales. Así que en sentido estricto, esa persona que se encarga del manejo de redes sociales seguirá existiendo, pero surge la necesidad de dar un nuevo nombre a una figura que realmente sepa no sólo llevar a cabo las funciones reales y completas de un community manager, sino que tenga también conocimientos de marketing que le permitan entender el mercado de una mejor forma, elaborar adecuadamente un social media plan y que tenga también una capacitación constante sobre los cambios que ocurren en cada una de las redes, nuevas aplicaciones y herramientas y sobre todo, que puedan definir públicos objetivos para cada objetivo que se persiga y el diseño de estrategias adecuadas para lograrlos.

Lo que ocurrirá entonces es que se irá estableciendo un nombre más apropiado para un puesto que deberá cumplir con características muy claras y ambiciosas, poco a poco se irá quedando atrás el nombre del community manager con la intención de separar a aquellos profesionistas que no tengan la preparación necesaria y que han improvisado en el manejo de redes, y créanme, no son pocos.

Las ventajas

Principalmente creo que es bueno que el trabajo arduo que se lleva a cabo para captar la atención de un usuario (de distintas generaciones), construir y mantener comunidades, estudiar y entender una audiencia, analizar y presentar datos, además de vender, sea reconocido. Ha sido una queja constante los bajos sueldos que se pagan a alguien que maneja las redes sociales, con lo que una persona mejor preparada y un puesto nuevo, podrá responder también a un ingreso mayor.

Una ventaja mayor de poder visualizar este cambio, es que las personas que quieran permanecer e ir afrontando los cambios, deberán cambiar su perspectiva e invertir en sistemas de actualización constante para que puedan tener elementos de vanguardia para poder trabajar, independientemente de que todo esto esté de la mano con los recursos que la marca designe invertir. El community manager de hoy, debe prepararse más para permanecer vigente.

Si tú eres un CM que quiere recibir actualización constante para tener un boost en tus conocimientos, registrate aquí.

Como siempre, me dará gusto saber tu opinión.

Mis redes:

FB: /FerPalaciosO

TW: @fpalacioso

IG: @fernandopalaciosoaxaca / @terapiadenegocios