¡No mientas a tus clientes!

¿Por qué te van a comprar a ti y no a otro que ofrece lo mismo?

Cuando elegimos comprar, existe un intangible más allá del producto en sí que crea la conexión con el cliente y ese es el diferenciador.

Actualmente y por las razones que todos conocemos han surgido nuevos emprendimientos, los mismos que ofrecen múltiples beneficios, sean ciertos o no. Soy comunicóloga de profesión y me dedico a crear contenido para que los emprendedores conecten asertivamente con sus clientes potenciales, una de las principales preguntas que le hago a mis clientes es ¿Qué te hace diferente a la competencia? Y generalmente las respuestas son “utilizo productos de la mejor calidad”, “todo es fresco” “son productos extranjeros”, “tengo lo mejor” … entre otras.

Cuando me involucro profundamente en el tema, me doy cuenta que no es “tan así”, ni es la mejor calidad, tampoco todo está taaaan fresco y algunos son productos extranjero pero no todos y mucho menos tienen los mejores precios, así que no solamente están mintiendo sino que tampoco tienen claro el diferenciador y no los culpo, estamos acostumbrados a escuchar publicidad mentirosa y exagerada.

Si eres Walmart tienes la capacidad de regresar el dinero a la gente cuando no está contenta con la compra por el motivo que sea, pero si no, es como dispararte en la pierna tú solo.

Hay una pregunta en específico que hago al cliente, la cual es determinante incluso para continuar con mis servicios, si la manejamos bien ambos podemos capitalizar la información de tal manera que logramos un trabajo en equipo muy productivo, pero no siempre están preparados para esa conversación.

Cuando en cualquiera de sus publicaciones, llámese publicidad, biografía, descripción de su servicio, etc. y leo “somos los mejores” o “tenemos la mejor”, pero está escrita la palabra “mejor”, mi pregunta incómoda es ¿Qué lo sustenta?, ¿Qué asociación te respalda? ¿En dónde está la certificación? O ¿cómo lo determinas?, ya se imaginarán lo que representa ese cuestionamiento, es como si los desnudara en el periférico a las 3 de la tarde, me toma un rato hacerles entender que estoy de su lado y lo único que quiero es aterrizar en la verdad y promover una nueva forma de publicitarse encontrando su verdadero diferenciador, el mismo que se encuentra detrás de la superficialidad del cliché.

Una vez que se entiende la pregunta, podemos pasar (en santa paz) al siguiente nivel y ese consiste en encontrar lo que verdaderamente tienen, en lo personal es la parte que más disfruto de todo el proceso porque ya estamos descubriendo el potencial de cada servicio, el que muchos no sabían, no lo habían descubierto o ni siquiera lo habían pensado.

Estamos ávidos de honestidad y si la gente va a darte su dinero lo menos que se merece es saber que está pagando por algo que es real, probable y comprobable. Haciendo una analogía (quienes me han leído antes saben que son mi debilidad), un servicio o producto es similar a conocer a alguien nuevo, se presentan con la mejor versión, hacen mención de todas sus cualidades, éxitos y virtudes, muestran quizá un gran sentido del humor, o un alto grado de compromiso por los valores, es decir,  “buen argumento de venta”, ¿y las letras chiquitas apá?, esas que todos tenemos y surgen una vez que compraste el “producto”.

No estoy diciendo que muestres tus “trapos” pero entonces no mientas o exageres porque tarde o temprano sale a la luz y la gente puede consumirte una vez pero no dos, finalmente y desde mi experiencia laboral, he llegado a esta conclusión:

La honestidad en general, es el verdadero DIFERENCIADOR.

Ana I. Garduño Organista
Comunicóloga, entrevistadora, responsable de lo que digo, opinóloga desde los 3 años, antifeminista a favor de mujeres y hombres por igual, creadora de Lo vi con Ana, cuestiono casi todo y vivo desaprendiendo.

Este autor escribe en Soy.Marketing los días viernes de cada dos semanas.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Artículos relacionados

Lo más reciente