La personalidad de los colores 4: el verde

La personalidad de los colores 4: el verde

En esta contribución hablaré del primero de los colores secundarios de esta colección: EL VERDE.

En los últimos tiempos, el verde ha tenido un verdadero resurgimiento en diversas industrias y en la comunicación, como resultado de la reivindicación del medio ambiente y de los esfuerzos por proteger la ecología. Es decir, está de moda que las compañías hablen en “verde”.

Así, nos vemos rodeados no sólo de marcas “verdes”, sino también de productos “verdes”, campañas “verdes”, empaques “verdes”, esfuerzos “verdes” y todo lo que se nos ocurra de este color, resultado por cierto de la mezcla de dos colores primarios: el frío azul y el cálido amarillo.

Complementario del color rojo en el círculo cromático de Johannes Itten, el verde ha simbolizado a lo largo del tiempo todo lo natural, lo joven y lo nuevo: el renacimiento, la esperanza, la vida y la promesa de un nuevo inicio se ven teñidos de verde.

Junto con su color análogo frío -el azul- es símbolo de tranquilidad, calma, frescura, espiritualidad, paz, relajación, meditación, renovación, juventud, salud, orden, estabilidad y confianza.

El verde es uno de los colores más abundantes y variados en la naturaleza, ya sea en su presencia animal, vegetal o mineral.

Se le considera símbolo de lo fresco, lo primaveral y lo tierno. Por ello, ha sido identificado fácilmente con las acciones más recientes por “salvar” al planeta.

Sin embargo, el verde no escapa a la dualidad simbólica de otros colores: por ejemplo, un tono verdoso es aceptable como indicio de salud y vitalidad en un jardín o una planta, pero es inaceptable como signo de salud en una piel humana, o es señal de falta de madurez en una fruta. También ha simbolizado la avaricia, la envidia, los malos sentimientos y rencores, engaños y mentiras.

Ya se acepta como un esfuerzo mínimo de posicionamiento para cualquier empresa que se presuma seria, las acciones “verdes” de responsabilidad social, sobre todo en el contexto de las nuevas generaciones y su defensa del medio ambiente. Idealmente, toda empresa seria debería de contar también con acciones o estrategias de marketing dirigidas puntualmente al tema de protección de recursos naturales, responsabilidad ecológica, concientización, aprovechamiento de recursos, reciclaje y una cultura de no desperdicio en general. Y convencionalmente, a todas estas actividades, las llamamos “verdes”.

Comparto el texto de Johannes Itten sobre su teoría del color, esencial para cualquier profesional dedicado en la comunicación visual: Teoría del Color